Rastrillo

Rastrillo

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Rastrillo:la guía Westwing

Desde el principio de los tiempos, las herramientas han sido el mejor amigo del hombre. Nos han permitido fabricar objetos, así como cultivar y labrar la tierra. Hoy en día puede que muchos de nosotros no vivamos del campo y de lo que cultivamos, pero a todos nos agrada tener un bonito jardín cuidado que llene de vida nuestra casa. Para lograrlo necesitaremos, entre otras herramientas, un rastrillo.

En Westwing nos encanta poder tener un pedacito de naturaleza en nuestra casa y cuidarlo y ver como nuestras pequeñas flores y plantas crecen y decoran nuestro jardín.  En Westwing podrás encontrar una gran variedad de herramientas de jardín de una calidad óptima, tales como palas, rastrillos, azadas y además. Si necesitas inspiración, también encontrarás una larga lista de ideas y consejos sobre decoración de exteriores y jardinería.

 

¿QUÉ ES UN RASTRILLO?

Un rastrillo es una herramienta muy frecuente en el cultivo y la jardinería. Esta herramienta tiene un mango largo por el que se sujeta y acaba en una superficie plana con dientes que es la que se utiliza. Un rastrillo se asemeja bastante a un tridente. Hay un gran número de rastrillos disponibles, dependiendo del uso y modelo. Algunos de los más frecuentes son los siguientes:

  • Rastrillo para recoger hojas: este rastrillo tiene forma de abanico, para así poder recoger las hojas caídas al suelo con gran facilidad.
  • Rastrillo de jardinería: este tipo es el más usado cuando queremos plantar flores. Los dientes del rastrillo tienen una posición perpendicular con respecto al mango y su función principal es la de remover la tierra para que se oxigene y se suelte.
  • Rastrillo de briznas: este tipo de rastrillo es menos común y se utiliza para apartar las briznas de hierba que hay en la superficie.

EL RASTRILLO Y EL JARDÍN ZEN

El rastrillo es una herramienta indispensable para el jardín zen. ¿Pero qué es un jardín zen? El aspecto de los jardines zen difiere mucho del de los jardines a los que estamos acostumbrados. La superficie de este jardín procedente del lejano Japón se recubre con arena o gravilla y  encima se colocan una serie de piedras o rocas decorativas.

Para que el jardín zen luzca siempre su mejor cara tenemos que rastrillarlo de manera regular, para así mantener la arena siempre al mismo nivel. Un detalle muy importante para el jardín zen es la dirección del rastrillado: tenemos que pasar el rastrillo de manera paralela a la plataforma que lo rodea y en anillos alrededor de las piedras.

Un rastrillo nos será realmente útil para mantener nuestro jardín siempre impecable. ¡Sé la envidia de todo el vecindario!

Próximas campañas