Reproductor de música

Reproductor de música

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Reproductor de música:la guía Westwing

La tecnología avanza a pasos agigantados: lo que hoy es puntero, mañana estará desfasado... y pasado será retro. Tanto si estás a la última en cuanto a aparatos electrónicos como si prefieres los de toda la vida, no podríamos pasar sin un reproductor de música para relajarnos, animar una fiesta o crear una atmósfera romántica.

La música es esencial en nuestras vidas y en Westwing queremos que suene alta, clara y con la mejor calidad posible. Ya sea para acompañarte mientras haces ejercicio, para ambientar una cena con amigos o para alegrar los ratos en la cocina, un reproductor de música es un accesorio imprescindible y un regalo ideal para cualquier ocasión.

 

LA MÚSICA DE TU VIDA

Como dijo el filósofo Nietzsche, “la vida sin música sería un error”. Seguro que los mejores momentos de tu vida tienen una banda sonora: las canciones que te han marcado y que siempre recuerdas con una sonrisa. Probablemente recuerdas cuál fue el primer disco que compraste o cómo, por escucharlo una y otra vez, acabaste rayando aquel vinilo que te encantaba. Y si la música es una compañera constante en el día a día, lo es aún más en las ocasiones especiales: no podríamos imaginarnos una boda, un cumpleaños o incluso unas Navidades sin su particular acompañamiento. Por eso, el reproductor de música es un aparato fundamental en nuestras habitaciones; del salón a la cocina pasando por los dormitorios, ¡que no nos falte la música!

¿QUÉ REPRODUCTOR DE MÚSICA ELEGIR?

Lo retro está de moda y vuelve a ser posible encontrar discos para los reproductores de música analógicos que hacía tiempo que cogían polvo en una estantería. Aunque el reproductor de minidisc y el de casete no han vuelto a nuestras vidas, otros reproductores que creíamos perdidos están viviendo un auténtico renacer:

  • Tocadiscos: el reproductor de música por excelencia para los sibaritas. En un mundo en el que las ventas de música están de capa caída, las ventas de discos de vinilo suben como la espuma… y sin tener en cuenta el mercado de seguna mano. A pesar del mito, su sonido no es mejor ni peor que el de un CD: simplemente es distinto. El método de grabación añade impurezas y ruido, pero sus defensores afirman que no es sino carácter y personalidad.
  • Reproductor de CD: la capacidad de los discos y el salto de calidad con respecto a las cintas de casete hicieron que los reproductores de CD fueran el reproductor portátil preferido durante años. Siguen estando presentes en la mayoría de los ordenadores, aunque gradualmente van dejando paso a otros sistemas de lectura.

Si preferimos un reproductor de música digital, las opciones más comunes son las siguientes:

  • Reproductor de MP3: es la opción más económica para escuchar nuestras canciones preferidas y la radio. Su funcionamiento es muy sencillo, por lo que es el tipo más adecuado para aquellos que no necesitan muchas prestaciones o no terminan de llevarse bien con la tecnología. Si nuestra intención es usarlo para hacer deporte, podemos adquirir un modelo con carcasa resistente a los golpes.
  • Reproductor de MP4: además de para escuchar música, sirven para ver vídeos, imagénes y jugar a videojuegos. Esto hace que su electrónica sea más sensible, por lo que suelen tener una vida útil más corta.
  • Reproductor de MP5: en esencia idénticos a los MP4, suelen incluir cámara de fotos y pantalla táctil.

Sea cual sea tu reproductor de música preferido, ¡haz que el sonido llene cada rincón de tu casa!

Próximas campañas