El conejo de la suerte

Alegra el día a las personas que más quieres y prepara un desayuno de Pascua lleno de sorpresas. Para los pequeños tenemos una taza decorada con una liebre que aparece al beber y para los mayores un deseo escondido en un huevo de verdad. Dos ideas increíbles para una primavera inolvidable.

Taza decorada con liebre

  • Taza de color blanco
  • Rotulador para cerámica
  1. Empieza por la base de la taza
  2. Dibuja los párpados cerrados para dar un aire más angelical a nuestra taza
  3. Luego las pestañas
  4. La nariz con forma de corazón y la boca
  5. Por último dibuja unas grandes orejas
  6. Y deja secar

Huevo de la fortuna

  • Un huevo vacío
  • Pintura en espray
  • Rotulador blanco
  • Bolígrafo
  • Tiras de papel
  • Cajita de cartón
  • Plancha de poliestireno
  • Guantes de goma
  • Pincho de madera
  1. Clava el pincho en la tabla de poliestireno y coloca el huevo
  2. Pinta con el espray y deja secar
  3. Decora con puntos blancos
  4. Escribe un mensaje en la tira de papel
  5. Enrolla la tira y mete el mensaje en el huevo
  6. Haz una base con tiras de papel en el fondo de la caja
  7. Coloca el huevo con cuidado
  8. Escribe las instrucciones en la tapa de la caja
  9. Cierra con un bonito lazo
  10. Escribe una tarjetita con el nombre de la persona

¡Feliz Pascua!

 

Créditos: Westwing Home&Living

Gema Blanco

Offline