Abierta al mundo

Esta casa donostiarra reúne, entre sus blanquísimas paredes, piezas traídas de todos los rincones del mundo. Un espacio multicultural, luminoso y fluido.

abierta_main

Casa-Asia

Frente al embravecido Cantábrico, un telón de fondo en blanco puro sirve de escenario a un sorprendente desfile de piezas con intenso aroma étnico. En primer plano, unas cálidas butacas de fibra trenzada ponen límites a dos zonas de estar. Flanqueando la puerta corredera, un mueble chino y unas cuernas traídas de la otra parte del mundo, la maravillosa Indonesia.

abierta_2

Bajo la mirada vigilante

Una escultura traída de Nigeria, eje sobre el que gira toda la distribución, es la estrella del salón. Espalda con espalda con uno de los sofás, la figura delimita las zonas y atrapa la mirada desde todos los rincones. Luz, espacios abiertos y multiculturalidad se reúnen en un estilo neutro y atemporal.

abierta_3

Toque racial

Y de repente, el negro. El blanco se vuelve sutil en este comedor poblado de sillas de los años 50 traídas de Copenhague. Negro y madera para piezas con denominación de origen: una consola china, una efigie de la dinastía Ming y un centro de mesa belga. En el dormitorio, grabados de Chillida en una casa que nos abre una ventana al mundo.

Fotos: © Montse Garriga

Aitana Lleonart