Beriestain, palabra de gurú

Después de una década de actividad profesional en su país de origen (Chile), en el año 2000 Jaime Beriestain aterrizó en Barcelona con la intención de completar un postgrado de Interiorismo. Su flechazo con la ciudad Condal fue inmediato y le impulsó a trasladar su residencia y, con ella, el epicentro de su actividad profesional. Una carrera llena de éxitos que tras más de 25 años, 15 de ellos en España, le ha permitido dar vida a las mejores casas, locales comerciales y hoteles de medio mundo: desde India a Chile, pasando por Francia, Italia, España, Hungría o Suiza.

Jaime Beriestain_WESTWING MAGAZINE_1500x1500

No hay regla en la decoración. Depende de la sensibilidad de cada uno.

Jaime Beriestain

Su nombre está ligado a grandes firmas, como las prestigiosas DAB y MARSET, que producen y distribuyen las lámparas que él mismo diseña. Compagina la dirección de su propio estudio con la división de hoteles de Gastón y Daniela. Pero la cosa no acaba aquí: desde hace cinco años presume de tener su propio showroom de decoración en pleno corazón del barrio del Eixample barcelonés: un ‘concept store non-stop’ con muebles vintage restaurados de los años 60 y 70, que incluye además un Café, reflejo de su pasión por la gastronomía.

Su escaso tiempo libre lo dedica a viajar. Antes de despegar rumbo a los EEUU nos ha concedido una entrevista con la que pretendemos asomarnos al interior de este célebre chileno. Conozcámosle…

Jaime Beriestain_WESTWING MAGAZINE_5
Concept store Jaime Beriestain

El estilo Beriestain es…

Atemporal. Ciertos elementos, gracias a sus líneas, proporciones o colores, viajan en el tiempo sin perder su alma o identidad.

¿Qué es lo primero en lo que te fijas al entrar en una casa?

La luz natural que tiene el piso y sus vistas.

¿Qué efecto buscas trasmitir con la decoración?

Que la gente se sienta cómoda.

Jaime Beriestain_WESTWING MAGAZINE_2
Hotel Vincci Pallars, Barcelona

¿Un color que nunca falla?

Me gustan los colores que se acercan a tonos naturales: beige, verdes suaves y grises.

Un material imprescindible…

Me gustan los materiales que no han sido demasiado tratados o trabajados: madera bruta, piedra con cantos brutos, o metales sin barnizar para que envejezcan.

Jaime Beriestain_WESTWING MAGAZINE_7
Concept Store, Barcelona

¿La decoración refleja la personalidad de cada uno?

¡Por supuesto! Y tiene que ser así para que un interiorismo esté bien conseguido.

El estilo vintage ha pasado de anticuado a demandado por los más modernos de las grandes ciudades. ¿Por qué engancha tanto?

Es reconocible, con una historia y contemporáneo a la vez. Los diseñadores de las épocas 50-70 eran vanguardistas y han conseguido crear piezas actuales, delicadas y atemporales. Se tiene una percepción muy positiva de los muebles vintage porque son la garantía de calidad. Son piezas que seguramente no van a pasar de moda.

Jaime Beriestain_WESTWING MAGAZINE_3
Hotel Vincci Pallars, Barcelona

¿Qué tiene el vintage que no tenga ningún otro estilo?

La gente se decanta por lo vivido y lo patinado. Por ejemplo, una silla vintage tiene un valor mucho más alto que su misma reedición actual. Lo explico, por la pátina, por  la calidez, por el peso de su historia. Al final, el paso del tiempo le ha añadido valor y se podría considerar como una obra de arte. Resiste al tiempo y a las modas.

¿Cómo podemos crear énfasis en piezas vintage dentro de un interior minimal?

El estilo vintage nutre el concepto minimalista. Y viceversa. Lo minimalista va a sublimar los acabados y las imperfecciones del vintage. El vintage va subrayar las líneas depuradas y la perfección de los acabados minimalistas. El interiorista Axel Vervoodt consigue este equilibrio de manera majestuosa.

¿Cómo podemos evitar caer en el look vintage total?

Creando un entorno contemporáneo.

Jaime Beriestain_WESTWING MAGAZINE_8
Concept store Jaime Beriestain

A los amantes del vintage les vuelven locos las patas inclinadas, muebles de líneas amables y sin aristas. ¿Cuáles son las piezas it de este estilo?

La mesa ovalada Tulip con pie central, diseñada por Saarinen y fabricada por Knoll.

¿Crees que podemos mezclar el vintage con otro estilo súper diferente y crear una fusión, como la decoración afro-vintage?

No hay regla en la decoración. Depende de la sensibilidad de cada uno. Por ejemplo, el piso de Yves Saint Laurent era una mezcla de épocas y de estilos muy diferentes. Piezas étnicas convivían con muebles de la época de Louis XV. El resultado era harmonioso y maravilloso. No creo en la ‘fusión’ de estilos, sino más bien en la armonía entre dos piezas que resaltan entre sí.

Jaime Beriestain_WESTWING MAGAZINE_1
Hotel Vincci Pallars, Barcelona

Hemos visto en el Hotel Vincci Bit de Barcelona (uno de tus proyectos) que tanto en el restaurante como en las zonas comunes el mobiliario es una mezcla de piezas vintage y de diseño retro. ¿Qué querías transmitir?

Me gusta mezclar muebles de los 70 nórdicos con lámparas de Tom Dixon, por ejemplo. Este tipo de propuesta permite que el espacio se perciba como un espacio libre, desenfadado y cómodo.

Diseñadores y firmas actuales se inspiran en las líneas amables de los 50. ¿Crees que nos hemos vuelto un poco nostálgicos?

Son muebles con esquinas redondeadas, de formas libres y con diseños suaves. Esto inspira a otros diseñadores. No somos nostálgicos, somos más exigentes.

Ariadna Capdevila