Claves para una buena iluminación

Siempre ligado a la luz, Jordi Ballesta es un ingeniero técnico especializado en diseño de iluminación que trabaja desde la consultora Anoche Iluminación asesorando sobre diseño lumínico en proyectos arquitectónicos y de interiorismo. Aprovechando su lado docente como profesor y director del postgrado en Iluminación en Arquitectónica de Elisava, le preguntamos sobre las claves para iluminar bien nuestra casa.

Jordi Ballesta
Jordi Ballesta es light designer en la consultora de iluminación Anoche.

¿La iluminación forma parte de la arquitectura o la decoración?

Durante muchos años la luz había sido un tema más decorativo. Era poner lámparas. Pero la tendencia cambió y de unas lámparas decorativas muy bonitas pasamos a un época en que la integración de la luz técnica dentro de la arquitectura adquirió gran importancia gracias a la profesionalización de la industria.

Ahora mismo estamos en un momento en que la iluminación decorativa y la técnica conviven. Cada vez más gente tiene a su disposición diseño a un precio razonable, pero también encontramos que los jóvenes se empiezan a preocupar por que la casa esté bien iluminada y combinan iluminación técnica y diseño.

¿Por qué es importante iluminar bien?

El cuerpo necesita inputs lumínicos para estar activo. Muchas veces, el tipo de luz que tenemos en casa determina la manera en que nos sentimos. La luz eléctrica, al ser algo artificial, no natural, es una herramienta que debemos utilizar con mucho cariño porque si la tratamos con frialdad acabamos creando espacios muy poco acogedores, poco naturales, donde nos sentimos muy fríos.

Por eso debemos entender el espacio y utilizar la luz para apreciar texturas, crear sensación de amplitud, que el color de la luz nos recuerde a los referentes de la luz natural…

Cal Reiet
Iluminación del hotel Reiet llevada a cabo por Anoche Iluminación para Bloomint Design.

¿Qué es lo primero en lo que te fijas cuando entras en una casa?

¡Es horroroso, todo lo que veo es luz! No solo cuando entro en una casa, sino ya por la mañana, cuando salgo a la calle. Sobretodo me fijo en el tipo atmósfera que han intentado crear y eso explica mucho de la gente que vive ahí.

La atmósfera no siempre suele ser la misma para todo el mundo porque no todos somos iguales. Yo mismo lo veo en mis clases, donde tengo alumnos de varios países. Algunos tienen sensibilidades diferentes respecto a la luz y esto nos hace darnos cuenta de que es una cosa muy cultural. Hay gente que prefiere un ambiente más tranquilo, más cálido. En cambio hay otras personas a quienes el cuerpo les pide un nivel de luz alto, acompañado de unas paredes claras.

Si las sensibilidades a la luz son tan diferentes,  ¿cómo lleváis a cabo el diseño en cada casa?

En una iluminación residencial los proyectos se convierten en algo más personal. Necesitas conocer al cliente, entender cómo es, qué le gusta, pero también cómo hace uso del espacio en casa, cuánta gente convive en ella, cuáles son los espacios compartidos.

Cal Reiet 1
“Sobretodo, la iluminación va muy determinada por como es la persona y el uso que le quiera dar”, Jordi Ballesta. (Interiorismo de Bloomint Desing en el hotel Reiet).

¿No tenéis en cuenta el espacio o la orientación de la casa…?

Sí, pero en menor medida. Sobretodo la iluminación va muy determinada por como es la persona y el uso que le quiera dar.

¿Cuáles son los principales errores que se cometen en iluminación?

Por ejemplo, dirigir la luz hacia el suelo en lugar de hacia las paredes. Estamos muy acostumbrados a tener unos puntos de luz en las casas que nos vienen fijos y eso se ha convertido en poner unas dicroicas que básicamente lo que hacen es iluminar el suelo. El suelo del pasillo iluminado, el suelo del salón, el suelo del dormitorio… ¿Y las paredes, que es lo que vemos?

¿Y cómo iluminamos las paredes?

Iluminar el plano vertical puede ser tan sencillo como orientar las lámparas del techo hacia las paredes o con lámparas decorativas que emitan la luz en 360 grados  o con un esférico. Todo lo que llene las paredes de luz. Tampoco hay que olvidarse del techo.

Vivienda unifamiliar en Sitges
“Nos hemos despreocupado de iluminar los techos. Pero estos son, junto con la pared, los que nos dan la referencia espacial”, Jordi Ballesta. Iluminación de Anoche Iluminación, interiorismo por Guillermo Bañares.

¿También hay que iluminar el techo?

Históricamente nos hemos despreocupado de iluminar los techos. Pero estos son, junto con la pared, los que nos dan la referencia espacial. Lo primero que ves cuando estás de pie es la vertical, que es lo que hay que procurar iluminar, y después, el limite de esta vertical lo marca el horizontal superior, que es el techo.

Es un aspecto muy interesante que hay que cuidar porque si puedes decidir cuánta luz le llega al techo  puedes hacer que el espacio se vea más grande o más pequeño. Cualquier lámpara que tenga una pantalla facilitará la luz en este punto y verás cómo el espacio se ilumina.

¿Cuántos puntos de luz recomiendas poner en cada habitación? ¿hay un máximo? ¿un mínimo?

No existe un estándar. Es muy difícil resolver una habitación con un único punto de luz. Eso si que te lo puedo decir. Normalmente, si tiendes a hacer uso de ese histórico punto del techo en el centro de la habitación tendrás complicaciones. No es lo más agradable ni lo más  funcional porque la luz va solo en una dirección y cuando recorres el espacio te haces sombra a ti mismo.

Si puedes poner más de una lámpara, procura que no estén en el mismo plano, es decir, no solo en el techo, en la mesa o en la pared. Combínalos.

Anoche Iluminación
“La iluminación del dormitorio debe ser flexible para adaptarse a los diferentes hábitos de una pareja”, Jordi Ballesta.

Danos un consejo de iluminación para el dormitorio.

La iluminación del dormitorio debe ser flexible para adaptarse a los diferentes hábitos de una pareja. debemos incluir pequeños puntos de lectura, cuidados, con una potencia determinada para que cada uno tenga su espacio de lectura privado dentro de un espacio público. Hay algunas parejas que nos piden algún tipo de iluminación de balizamiento sin tener que encender todas las luces de la casa por la noche. Yo les llamo de forma simpática la luz antidivorcio. Es esa iluminación que te permite ir al baño y volver sin tener que encender ninguna luz. Son luces que trabajan a un cota muy baja, a 20 o 30 centímetros del suelo o bajo las mesitas de noche o integradas en el armario, muy puntuales, que están encendidas permanentemente. Es necesaria muy poca luz porque cuando te despiertas tu pupila es muy sensible y con unos pocos puntos de luz podemos ubicarnos.

¿Por qué es tan difícil comprar una bombilla?

Porque hasta ahora todos hablábamos en vatios, no en cantidad de luz. Ahora con los led todo esto ha cambiado, porque no todas las lámparas que consumen 10 vatios, dan los mismos lumens. Por eso el usuario se ha vuelto loco, porque ya no sabe qué comprar. No sabe si compra vatios o compra lumens.

Vivienda unifamiliare n Sitges
“Una luz de 2900 grados kelvin produce un tipo de iluminación que casi el 90% de las personas entiende como cálida”, Jordi Ballesta. Interiorismo de Guillermo Bañares.

Y si ya no hablamos de vatios, ¿qué tenemos en cuenta a la hora de comprar un led?

Como he dicho antes, no todo el mundo entiende como cálido lo mismo, es muy cultural, pero hay una cifra que casi el 90% entiende como cálido, serían los 2900 o 3000 grados kelvin. Esto es el color de la luz. El primero nos da una luz un poco más amarilla y el segundo un poco más blanca, pero con cualquiera de los dos tenemos el éxito asegurado.

También hay que tener en cuenta  la cantidad de luz que tiene la bombilla que se mide en lúmenes. Entre 350 y 650 lúmenes vendría a equivaler a esas bombillas que tenemos en la cabeza de 40, 60  o 100 vatios. Que es lo que hemos comprado toda la vida.

En tercer lugar hay que fijarse en la reproducción cromática. Es un índice que nos marcan los fabricantes en la caja como CRI o ICR. Es un porcentaje que toma como referencia la luz del sol (100%). Es recomendable encontrar un IRC como mínimo mínimo del 85. Y si encuentras más, mejor.

Por último, no hay que olvidarse de las horas de vida de esa lámpara. Un síntoma de calidad son 25.000 horas.

¡Todo esto para comprar un bombilla!

Imagínate para iluminar toda una casa. La tecnología led ha hecho que haga falta un knowhow para entenderla y hacerla servir en una dirección determinada. No digo verdades, pero si recomiendo unas cosas: no compréis leds baratos, es una tecnología muy nueva y hay que ir a fabricantes de confianza. Delante del desconocimiento, primeras marcas.

Pero todavía es posible encontrar incandescentes…

Lo que ahora encontramos en el mercado son restos de stock. Las normativas europeas han prohibido la incandescencia por su ineficiencia. Era una luz maravillosa, con la que nos sentíamos a gusto porque nos daba un referente muy natural, pero muy poco eficiente. Para los que todavía no quieran led, todavía hay en el mercado unas bombillas con la misma  forma romántica pero con una bombilla halógena dentro. La diferencia entre la halógena y la incandescencia es que la primera lleva una pequeña ampolla con unos gases dentro que se excitan y hacen q sea más eficiente y por eso todavía están permitidas, pero la tendencia es a desaparecer. La tendencia es led.

Nuria Gutiérrez