Corinna Thiel: el contraste es bello

En la Ópera Antigua de Frankfurt hay una inscripción que reza así: ‘A la verdad, lo bello, lo bueno”.  Y podríamos decir que en la casa de Corinna Thiel, situada en esta ciudad financiera, se aplica una reinterpretación moderna de estas palabras: elegante sencillez con pocos elementos decorativos, colores claros con el blanco y el negro como protagonistas y algunas notas de color… todo para impregnar la casa de un estilo muy puro y personal.

westwing-casa-Corinna-intro
Westwing-casa-corinna-salon

Corinna trabaja como responsable de comunicación en una empresa que se dedica a la joyería y vive en una casa de 62 metros cuadrados llena de contrastes. Su espacio, limpio y acogedor, se encuentra en un edificio antiguo con puertas algo desgastadas y grandes ventanales. “Me gusta romper, me gustan los contrastes, tanto en la moda como en los interiores. Me encanta cuando una pieza moderna ‘choca’ en cierta manera con una clásica” nos comenta Corinna.

Westwing_casa-corinna-salon-esquina

El pistacho como gran protagonista

Un ejemplo de estos contrastes lo encontramos en las paredes verde pistacho: “Siempre supe que mi casa tendría este color. Cuando me mudé a Frankfurt hace cinco años lo tenía ya claro. Lo pinté yo misma y estoy muy satisfecha del resultado”.

Westwing-casa-corinna-cojines
Westwing-casa-corinna-sandalias

En el salón destacan los muebles de madera en negro y un sencillo sofá de cuero lleno de cojines en color verde musgo, gris y melocotón. De nuevo estos elementos destacan en medio de esas paredes pistacho, que también combinan con fuerza con una escalera de madera que sirve de improvisada estantería y en la que, además de libros y revistas, vemos unas llamativas sandalias de color coral.

Westwing-casa-corinna-yoga

A lo largo de la visita Corinna nos sorprende extendiendo su esterilla de yoga para ir practicando poco a poco, ya que en breve comienza un curso para convertirse en profesora de esta relajante disciplina.

Westwing-casa-corinna-comedor-completo

Invertir en lo clásico

El pistacho y el blanco vuelven a ser los protagonistas del comedor donde una amplia mesa de Kartell se combina con sillas Eames, uno de sus sueños desde que era estudiante: “Invertir en piezas clásicas merece la pena”.

westwing-corinna-collage-4

“Lo mejor de las piezas clásicas es que se pueden combinar fácilmente con elementos nuevos e insólitos, así, podrán acompañarnos por mucho tiempo”.

westwing-corinna-collage-2

En medio de este espacio brillan algunas notas rosas y doradas que sobresalen en las estanterías y donde también apreciamos una diversidad de tonos rosados. Algunos de los libros están colocados siguiendo una auténtica paleta de colores: “En mi casa todo tiene que encajar visualmente. Por lo tanto, colores y formas se tienen que repetir varias veces” nos explica Corinna.

westwing-corinna-collage-3

Su escritorio en blanco y con patas de madera está colocado delante de una ventana y es una pieza única que una amiga eligió para ella.

Westwing-casa-corinna-dormitorio

Un dormitorio para soñar

En su dormitorio encontramos un auténtico espacio para soñar y descansar. Corinna ha elegido con cuidado una amplia cama con almacenaje incluido, suaves y mullidos edredones, un cubrecama y un montón de almohadones. Todo para lograr que la primera impresión sea la de encontrarnos en un hotel de lujo.

westwing-corinna-collage-1
Westwing-casa-corinna-tumbada

Créditos: Westwing Home&Living

Iciar Iglesias

Offline