El toque exótico

Tierra de contrastes, la India jamás deja a nadie indiferente. Grandes imperios han dejado su huella en este paraíso asiático en el que conviven etnias, culturas y creencias diversas. El exotismo único que se respira en toda su geografía es fuente de inspiración de interioristas y diseñadores, quienes abogan cada vez más por incluir piezas de inspiración india en ambientes a priori antagónicos a este estilo. Luciendo un comedido toque de exotismo en todos y cada uno de sus espacios, esta antigua casa da buena muestra de ello.

india_1

Exótico exterior

Ya en el porche se puede respirar el exotismo al observar toda una pared trepada por buganvillas. Bajo el techo de cañizo, unos bancos antiguos se han vestido con colchonetas de algodón grueso y de tacto tosco.

El toque exótico - WESTWING MAGAZINE

Entre bastidores

Un biombo de inspiración india recibe al visitante que, nada más entrar al hall, camina sobre un kilim rayado con uno de los colores claves de los maharajás: el amarillo. El rosa, los naranjas quemados y el verde esmeralda y el turquesa son los complementarios de los ambientes que hablan hindú.

El toque exótico - WESTWING MAGAZINE

Toques étnicos

No hace falta más que unos cuantos toques étnicos para que el salón se impregne de exuberancia hippie. Un suelo rústico de piedra, baúles pintados, unos cojines de inspiración étnica sobre un sofá de blanco impoluto y tapizados hippies en unas butacas gemelas de estilo Luis XV.

india_4

Mezcla triunfal

¿Qué pasa si en un salón se mezclan muebles pintados decapados, cojines étnicos, ánforas antiguas de piedra, banquetas clásicas claveteadas y tapizadas en piel, una lámpara de los años 70 y el taburete de enea rústico de toda la vida? Pues que la decoración no deja indiferente a nadie. ¿No crees?

El toque exótico - WESTWING MAGAZINE

Telas con mucha vida

Un par de cojines tapizados con telas indias, colocados sobre un banco de obra que funciona como separador de ambientes, funcionan como improvisado asiento en la zona de recibir. Hall, salón y comedor se encuentran en un solo espacio y conviven jugando a los contrastes de estilo. Sin embargo, el exotismo y la etnia siempre ganan.

El toque exótico - WESTWING MAGAZINE

Que ni pintados

Los muebles pintados son claves a la hora de recrear la atmósfera típica de las casas indias. Da igual que no sean turquesas o verdes, también pueden ser cremas o blancos como en este caso. Y como siempre, los complementos: un espejo con relieve vegetal, un centro de mesa de hierro antiguo y un kilim.

El toque exótico - WESTWING MAGAZINE

Cocina de pueblo

En la cocina los propietarios han querido apostar más por el ambiente rústico que por el exótico. Sin embargo, la zona del office se ha amueblado con una silla y mesas de jardín antiguo pintadas en amarillo. Otro color de Cachemira que vuelve a dar el toque exótico a un espacio lleno de piezas antiguas.

El toque exótico - WESTWING MAGAZINE

Rústico, rústico

La carpintería azul, los edredones que recuerdan a las antiguas fundas de colchón y unos muebles heredados llenan de rusticidad este dormitorio. Detalles como las esculturas de los galgos o el jarrón étnico nos recuerdan la intención decorativa de los dueños. El blanco sigue siendo el color básico.

El toque exótico - WESTWING MAGAZINE

Juntos, pero no revueltos

El baño se ha solucionado de una manera muy práctica dividiendo la zona de aguas, revestida de piedra y muy funcional, de la zona de tocador, con un mueble antiguo heredado. La grifería es un modelo retro y el blanco vuelve a ser el color de fondo sobre el que resaltan antigüedades y colores.

Fotos: © Montse Garriga

Estefanía Pérez