Chez monsieur Barron

¿Qué es lo que más le gusta a este atractivo californiano? “Un buen glaseado…”, nos dice entre risas. Y es que Frank Adrian Barron es conocido en la ciudad del Sena por las tartas americanas’ que crea y que comparte en su cuenta de Instagram @cakeboyparis. Una ventana deliciosa en la que nos descubre el París más dulce y su particular sueño americano. ¿Empezamos con un trozo de tarta? Avec plaisir!

Frank Barron repostero en París

Frank nos recibe en su apartamento de Le Marais con una amplia sonrisa y un delantal azul marino por el que asoma la camisa blanca y planchada con primor (lo hemos pillado con las manos en la masa). Mientras él se encarga de obrar su magia y transformar huevos, azúcar y harina en una apetitosa tarta de chocolate blanco, nosotros nos dedicamos a recorrer el apartamento y a conocer mejor a este repostero made in USA.

Salón parisino

La vida de Frank daría para una película: un chico de California que decide cruzar el charco y probar suerte endulzando el paladar de los franceses, tarea complicada en el país de las pâtisseries, si no fuera porque las tartas de Frank son algo fuera de serie.”Soy un trotamundos” nos confiesa, aunque en París ya lleva cinco años, y ¿cómo acabó en la ciudad del amor? Gracias al mismo.

tartas de Cake Boy Paris

Volvamos a las tartas, ¿cómo empezó todo? Como en una película, casi por casualidad. Un día Frank decidió abrir una cuenta en Instagram y subir fotos de los pasteles que preparaba para sus amigos. Hasta aquí todo normal. No obstante, sus fotos se hicieron virales y un buen día empezó a recibir encargos de pastelerías y desconocidos ansiosos por probar sus altas tartas americanas. Desde entonces no ha parado y aunque sus seguidores (incluidos nosotros) estarían encantados de que abriera su propio café, por el momento no se lo plantea.

En casa de un repostero en París

Diseñar tartas es uno de sus pasatiempos preferidos, igual que el club de lectura o las meriendas que organiza para tomar el té y reunir a otros compatriotas que viven en la Ciudad de la Luz. ¿Hay algo que eche de menos en su dulce vida parisina? La playa. Y ¿algo más? Algunos ingredientes americanos, claro. Aunque ya se encarga su madre de mandarle todo lo que necesita para que él continúe con sus creaciones.

Westwing-casa-repostero-París-té
Consejo decorativo de París

Frank vive con su pareja y su Boston Terrier en un piso típicamente parisino y decorado con fabulosos espejos confrontados que recrean el deseado efecto Versalles. Además, la casa cuenta con cinco chimeneas (¡guau!) y un pequeño invernadero que conecta el dormitorio con el salón y que se convierte en sala de fumar durante las fiestas.

detalle de lienzo en seda

Licenciado en historia del arte por la universidad de Berkley, Frank mezcla interiores modernos y elegantes que personaliza con muchas obras de arte y con color. La guinda del pastel la ponen los textiles estampados del salón sobre fondo gris y los pompones gigantes del comedor. Piezas artísticas y coloridas que ayudan a fusionar la relajada atmósfera californiana y el chic parisino de forma sencilla.

dormitorio de un piso en Le Marais
Detalles de un piso parisino
Rincón de lectura

Casi todas las habitaciones están conectadas entre sí creando un laberinto de arte y estilo que continúa en el exterior. Desde la ventana podemos contemplar las intrincadas callejuelas de Le Marais y los antiguos edificios de la capital. Justo en frente se alza una bella casa de piedra blanca y decorada con ricos detalles en la fachada “¿Verdad que parece una tarta de boda?” nos pregunta. La verdad es que sí.

Tarta final de repostero en París

Créditos: Westwing Home&Living

Gema Blanco