¡Qué arte tiene!

Buena luz y mucho arte es lo que desprende esta casa gaditana abierta al mar, puro duende andaluz. El blanco es el lienzo en el que destacan auténticos tesoros y piezas de anticuario.

algeciras_1

Baño de luz

El espacio de esta casa gaditana se abre al puerto de Algeciras para absorber toda su luz. La responsable del proyecto, Marisa González Serna, se encargó de potenciar la luminosidad con textiles blancos y un suelo de resina epoxi gris perla. Los sofás son de First Outlet, las butacas son francesas del sXIX y el plato, del XIX, es japonés Imarí.

algeciras_2

Amor al arte

Sin puertas, para que el aire y la luz fluya sin ningún tipo de obstáculos. Esa es la clave de la decoración de esta casa “cargaíta” de arte y piezas de colección como la Venus de Milo, una obra de academia del sXIX, pero también de piezas clásicas del diseño como la butaca Le Corbusier tapizada en terciopelo color ciruela.

algeciras_3

Entre dos aguas

Atlántico y Mediterráneo. El mar y el océano se unen en el estrecho gibraltareño igual que se fusionan aquí las colecciones de caracolas, fósiles marinos y enormes conchas con sofisticadas piezas de estilo clásico y antigüedades de sello asiático marcado. Un chal indio cubre una mesa del XIX a la que rodean sillas de los años 40.

algeciras_4

Yo colecciono

Agrupadas en diferentes rincones de la casa, distintas colecciones muestran el fervor apasionado de los propietarios por reunir piezas de distintas épocas, estilos y procedencias. Aparte de objetos marinos, hay bellísimas copas isabelinas o de terracota de Milton (XIX), vajillas de porcelana de Sevres y candelabros isabelinos.

algeciras_5

Blanco Impoluto

Blanco integral en paredes y suelo, encimera de Silestone y acero para una cocina de carácter funcional lisa y casi, casi aséptica. Una sobriedad monocolor a la que se unen una mesa tocinera y una colección de soperas y bandejas antiguas. Al fondo, más arte: cuadro manierista del arcángel San Miguel.

algeciras_6

¿Libro de cabecera?

Dos estanterías enormes de pared a pared repletas de libros funcionan como enorme cabecero de cama. Sobre ellas, molduras de escayola de capiteles clásicos, un plafón gris y dorado de una casa gaditana del XIX y grabados de arquitectura del XVIII de Laurence Sand. Las mesillas de espejo son un diseño de Luis Puerta para V Dinastía.

Fotos: © Montse Garriga

Aitana Lleonart