Vivir en Barcelona

Si de algo están orgullosos los barceloneses es de su Ensanche. Todos, en algún momento u otro de sus vidas, sueñan con vivir en este emblemático barrio barcelonés repleto de pisos de techos altos, mosaicos en los suelos y ricas vidrieras.

1
Silvia Arenas, Directora Creativa de Westwing España, en uno de los estilosos pisos del Ensanche de Barcelona.

Balcón privilegiado

Siempre me han gustado los vitrales modernistas. Paseando por las calles barcelonesas se pueden ver en muchas de las fachadas de las casas del barrio del Ensanche. De colores delicados, atrapan la mirada y obligan a detener al paseante para contemplar su belleza. Por eso hemos decidido mostraros una casa de este barrio. Una casa típicamente barcelonesa, propiedad de la arquitecta Esther Flavià, del estudio F2M Arquitectura (con un premio FAD en su currículum). Yo ya había visto la casa en fotos pero, al entrar, la verdad es que me resultó emocionante. Los vitrales modernistas con motivos vegetales eran de una belleza impresionante. No pude resistirme a asomarme en uno de ellos para cambiar mi perspectiva de paseante. Un balcón privilegiado donde los años de historia se unen a la identidad barcelonesa.

2

Suelos policromados

Desde el comedor se puede disfrutar también de esta tribuna vidriada. “Es como tener un pequeño invernadero”, comenta Esther. El edificio data de 1904 y la reforma de la arquitecta se ha centrado sobre todo en el suelo, un tesoro de la industria artesanal mediterránea. “El mosaico ‘nolla’ –se llama así por Miguel Nolla, que nació en Reus y a mediados del XIX fundó en Valencia una fábrica de baldosas elaboradas con teselas cuadradas, hexagonales y octogonales– crea un suelo muy dinámico y original. Para resaltar su policromía, pintamos todo de blanco. También hemos restaurado los techos, con sus molduras y artesonados.” La verdad es que, con este suelo, da pena utilizar alfombras. Sus colores y sus geometrías sustituyen a la mejor alfombra.

3

Neutros relajados

Comedor y estar forman un único espacio fluido. El mosaico Nolla, que se extiende por todo el suelo, y el blanco impoluto de paredes y techos, conviven como buenos amigos en un ambiente relajado y acogedor. Los neutros son los colores de la decoración, con algún que otro apunte tostado. Y el diseño se respira en los muebles, las lámparas y los detalles. Un diseño rompedor y vanguardista que contrasta con la tradición de mosaicos y artesonados.

4

Detalles de diseño

El piso ha sido reformado por completo. Los techos se han restaurado con distintos modelos de molduras y el suelo cautiva como si se tratara de un cuadro. “Verás que todo es blanco. O beige. Colores neutros que pasan desapercibidos para que todo el protagonismo se lo lleven techos, suelos y vitrales,” nos cuenta Esther.

5

Moderno modernista

La elección del mobiliario se ha basado en un estilo totalmente de vanguardia. Es la mejor manera de realzar lo antiguo: enfrentándolo a lo nuevo. Por eso los muebles, las lámparas y los detalles son de rabioso diseño. Pero de un diseño nada agresivo, al contrario. Las líneas curvas de lámparas y muebles siguen la tónica amable de suelos y vitrales. En general, los barceloneses somos grandes amantes del diseño… y eso se nota en las casas.

6

Una cocina con personalidad

Entramos en la cocina –¡me encanta!– donde Esther ha creado una zona de office practiquísima con una mesa adosada y taburetes altos. “Comemos y vivimos en la cocina. Nos encanta reunirnos aquí. De hecho, apenas usamos el comedor”, comenta. Me acerco a la zona de fuegos. En el frontis se ha colocado un panel de metacrilato enorme con iluminación trasera y un vinilo adamascado. “¿Y la campana extractora?”, le pregunto. “Mira arriba…” Hago lo que me pide y descubro una campana encastrada en el techo. “Es limpia, práctica y no ocupa nada”. Increíble.

7

Blanco y más blanco

El blanco es el color de la casa. Blanco en la cocina. Blanco en las paredes. Blanco en los muebles… Todo con un único objetivo: realzar el mosaico Nolla. Una seña de identidad barcelonesa que recorre cada metro cuadrado.

8

La funcionalidad funciona

Nos paseamos por las habitaciones de los niños y descubrimos piezas prácticas y funcionales totalmente neutras. De nuevo, suelo, techos y balcón nos llaman la atención. “Intentamos que la decoración esté al servicio del confort familiar. Lo importante es sentirnos a gusto en casa, por eso la decoración que ves es mayoritariamente práctica.”

9

Simplicidad

El dormitorio principal es una continuación del salón. De decoración sencilla, pero con piezas de diseño escogidas, destaca el panel con luz integrada que funciona al mismo tiempo como cabecero. En uno de los lados, Esther ha creado una zona de estudio con un tablero de pared a pared.

10

La mirada personal

Y terminamos nuestro recorrido en la magnífica tribuna vidriada poligonal. Desde la butaca, me siento realmente como si estuviera en un pequeño invernadero rodeada de vegetales de cristal de colores delicados. Encontrar este tesoro modernista ha sido realmente una experiencia increíble que he querido compartir con todos vosotros. Un ejemplo de cómo una casa puede contar historias de antaño con toques personales de los que habitan en ella. Un ejemplo más de decoración emocional… en Barcelona.

Silvia Arenas

Offline