Ámsterdam Old School

Hay gente capaz de transformar la realidad. Por ejemplo, el holandés James van der Velden, un joven diseñador de interiores que ha sido capaz de convertir un antiguo garaje en una casa moderna, de inspiración industrial y llena de interesantes contrastes.

James van der Velden

En el tocadiscos suena de fondo la canción de Diana Ross “to love again” y como dice la letra, en el loft de James podríamos volver a creer en el amor.

salón de James van der Velden

Este holandés tiene la capacidad de ver el potencial en las cosas que otros desprecian y darles una nueva vida. Tal y como ocurrió con este inhóspito garaje que su anterior dueño no conseguía vender hasta que nuestro anfitrión le echó el ojo. De hecho, bastó una mirada para saber que era el lugar en el que iba a construir una casa familiar para su novia, su hijo pequeño y él.

cocina de James van der Velden
fotos de salón en Ámsterdam

Lo que al principio parecía una locura, pronto se convirtió en realidad. James instaló algunas paredes, mandó hacer unas puertas verdes de pino a medida, recubrió el suelo con madera y creó un segundo piso. Como si de un cóctel se tratara, mezcló colores oscuros con su pasión por los ambientes retro, añadió piezas de vida salvaje y una pizca de curiosidad. Para esta mezcla joven con matices añejos solo utilizó los mejores ingredientes.

estilo de james van der velden
pasillos en James van der Velden

La casa es un continuo discurrir de niveles y cuartos decorados con piezas insólitas y alguna que otra sorpresa. La cocina abierta y con amplios ventanales es el lugar preferido de James, desde allí se baja al comedor que continúa con un largo pasillo por el que se accede al cuarto infantil hasta terminar en el salón. Pero es imposible hacer la visita de un tirón porque por todos lados hay piezas singulares por descubrir que nos obligan a pararnos.

sillón James van der Velden
dormitorio infantil van der Velden

La casa también tiene sus secretos. El baño de invitados está escondido detrás de un póster de cine gigantesco. El marco hace de puerta pero es imposible saber qué hay detrás a no ser que te lo diga el dueño. Una vez que consigues abrir el mecanismo te encuentras en un pequeño servicio con lujosas paredes de terciopelo burdeos y muebles vintage oscuros. Sobre el lavabo se puede leer una inscripción diminuta con las palabras “el jardín secreto”.

detalles estilo country
baño de james van der velden

Nos despedimos con sentimientos encontrados pero con la certeza de que las apariencias engañan y de que no importa la edad que tengas o el estilo que te guste, al final los interiores deben ser divertidos y sorprendentes. ¿Volver a enamorarnos? En esta casa una y otra vez.

colecciones de James van der Velden
comedor James van der Velden

Créditos: Westwing Home&Living

Gema Blanco