Vamos al grano: cómo hacer un buen café

Lo bebemos a diario, pero los expertos dicen que no lo disfrutamos. Afortunadamente, el mundo del café está cambiando en España, gracias a la mayor información de los consumidores y, sobre todo, a la aparición de la figura del barista, que ha elevado este brebaje a la categoría de producto gourmet. Hablamos con uno de ellos para aprender a hacer un buen café en casa.  

Cómo hacer un buen café - Westwing Magazine

Axel Simón es uno de los baristas de la fundación Instituto Español del Café donde se dedican a fomentar el conocimiento del café de calidad a través de la formación y la divulgación. Después de tener su propia cafetería en Barakaldo durante 6 años, este apasionado del café ahora forma parte equipo de la fundación. Para Simón, el mundo del café está experimentando un afortunado cambio en nuestro país “gracias a la mayor información por parte de los consumidores, que ahora se hace preguntas como cuál es el origen de su café o cómo se ha tostado y lo que ha creado una nueva cultura del café”.

cómo-hacer-un-buen-café-5---westwing-magazine

Principales errores

Para Simón, unos de los principales errores al preparar el café es “utilizar café de mala calidad, como el torrefacto”. Se trata de un café de peor calidad y con un final muy amargo, por lo que se suele enmascarar este sabor añadiendo azúcar. Y este es, precisamente el segundo error: “añadir azúcar sin ni siquiera haber probador el café“, indica el experto. “Si el café es de tueste natural y, por tanto, de buena calidad, no necesitamos añadir azúcar, ya que tiene un sabor mucho más suave al paladar y mucho más aromático”.

Decantarse por el café molido suele ser otra de las principales razones por las que nuestro café no sabe tan bien, como el de un barista. “En el proceso de molienda, el café libera los aceites del grano del café y con el paso del tiempo, el sabor se va perdiendo. Además, una vez molido, el café tiene un proceso de oxidación muy rápido, por ello no hay nada mejor que el café recién molido”.

westwing-magazine

Herramientas básicas

El molinillo. Para este consultor del Instituto Español del Café, “no hay nada mejor que un café recién molido, para saborear todos los matices de nuestra taza de café”.

– Elegir el método de elaboración que más nos guste: “Generalmente todos son buenos métodos, pero mi métido preferido es el filtrado, ya que es el que mejor resalta los matices del café”.

– Buena materia prima: “Además de elegir un buen café, el agua debe ser minera; ni demasiado dura, ni demasiado blanda”.

Pasos para hacer un buena café

El método más tradicional es el de la cafetera italiana. Para asegurarnos un buen brebaje, el barista recomienda seguir los siguientes pasos:

-Tener la cafetera bien limpia. Muchos recomiendan no lavarla con jabón, pero para Simón, si que debe utilizarse “para eliminar los residuos de cafés anteriores y siempre que se enjuague bien la cafetera para que no quede sabor de jabón”.

-Añadir el agua lo más caliente posible en el recipiente para que no tarde tanto en calentar y dañe lo menos posible el café.

-Añadir el café en el filtro sin presionar (que quede bien lleno) y, por último, dejar la tapa abierta mientras está en el fuego.

-Tener en cuenta que estamos cocinando, por lo que hay que no debemos dejar de vigilando nuestro café.

1313

 Variedades de café

Para Simón, los cafés brasileños son uno de los mejores porque “son muy achocolatados y dulces y es a lo que más acostumbrados podemos estar”. La elección de las diferentes variedades de café depende del gusto de cada consumidor, puesto que hay abanico amplio de sabores y sensaciones, pero el barista recomienda siempre que sea de variedad arábica. “Aconsejaría elegir varios cafés de orígenes diferentes para apreciar las diferencias, por ejemplo alguno más suave y frutal como Etiopía”.

 

 

Nuria Gutiérrez