Cómo decorar tu dormitorio empezando de cero

Una reparadora noche de descanso, un refugio tras un día complicado, un lugar para un encuentro romántico: tu dormitorio es esto y mucho más. Y todo lo que te pide a cambio es que lo decores con mucho estilo.

westwing-decorar-dormitorio-intro

Si tienes la suerte de estar planeando la reforma de tu habitación o quieres comenzar a decorarla desde cero, piensa en crear un espacio único, práctico y con mucho estilo. Para ponértelo más fácil, te proponemos unos sencillos consejos para que sea todo un éxito.

Metros cuadrados disponibles

Comprueba las dimensiones de tu habitación para conocer las medidas concretas del espacio a decorar. Ten en cuenta elementos tan importantes como las ventanas, el armario empotrado o una columna maestra, que nunca podremos modificar.

Elige la cama adecuada

Ahora es el momento de planificar la organización de la habitación. La estrella de este espacio es la cama. Ten en cuenta el tamaño del dormitorio para elegir las medidas adecuadas. Una cama demasiado grande o demasiado pequeña va a estropear el aspecto general del espacio, así que, no te precipites en tomar una decisión.

Una buena distribución

Tradicionalmente, las camas se colocan en la pared opuesta a la puerta o en la pared más grande sin ventanas. En una habitación pequeña puede que tengamos que romper estas pautas y buscar la zona más lógica y práctica de la habitación. Solo asegúrate de que puedes abrir y cerrar sin problema las puertas de los armarios y de la habitación.

westwing-decorar-dormitorio-collage-2
¿Quieres una cama individual, doble, de matrimonio o una cama king size? Recuerda que, en ocasiones, la estructura de la cama no se puede mover fácilmente. ¡Tenlo en cuenta en el momento de la compra!
westwing-decorar-dormitorio-collage-3
Antes de comprar una cama con dosel, comprueba bien la altura del techo del dormitorio para evitar sorpresas.

Dónde colocar la cama

Tradicionalmente, las camas se colocan en la pared opuesta a la puerta o en la pared más grande sin ventanas. En una habitación pequeña, puede que tengamos que romper estas pautas y buscar la zona más lógica y práctica de la habitación. Solo asegúrate de que puedes abrir y cerrar sin problema las puertas de los armarios y de la habitación.

¡Hora de amueblar!

Cuando tengamos elegido el lugar de la cama, será el turno del resto del mobiliario empezando por las piezas más grandes y terminando por las más pequeñas. Piensa en una cómoda, las mesillas de noche, un escritorio, sillas o butacas y estanterías. Aunque dispongas de espacio suficiente, trata de no acumular muchos muebles porque daría la sensación de agobio o de estar en una habitación mucho más pequeña.

westwing-decorar-dormitorio-collage-4
Incluso los mini dormitorios pueden ser cómodos: proporciona acceso a la cama de al menos un lado, instala una luz en el techo y otra en la mesilla de noche para leer. Si no hay sitio para mesillas, prueba con una estantería pequeña que haga esta función ¡un solo estante bastará!

Mesillas de noche: ¡presta atención a su altura! Algunos colchones que hay actualmente en el mercado son demasiado gruesos lo que hace que la mesilla de noche quede demasiado baja. Para que esto no ocurra, comprueba la altura de la estructura de la cama y el colchón y hazte con unas mesillas que se adapten a esta medida.

Bancos: un banco a los pies de la cama es un lugar perfecto para descalzarse y como elemento decorativo porque se adaptan a la altura y al ancho de la cama ¡y a su estilo!

westwing-decorar-dormitorio-collage-1

Cómodas y baúles: cuenta con que tienes una pared que debe dar cabida a la cama y es preciso que dejes otra de las paredes para colocar una cómoda o un baúl, si le quieres dar un toque más clásico con una pizca de nostalgia.

Westwing-decorar-dormitorio-final
Si el diseño de la habitación lo permite, piensa en poner un armario empotrado. Son muy prácticos y si tienen puertas correderas no ocupará mucho espacio. Si una de las puertas del armario la usamos como espejo, le dará mayor amplitud a la habitación.

Área de descanso: si tienes una habitación de unos 20 metros cuadrados podrás acomodar además de una cama grande, una pequeña sala de estar con un sofá de dos plazas o unas butacas y una pequeña mesa. Si la habitación no es lo suficientemente grande pero quieres a toda costa un lugar perfecto para la lectura o para relajarte, coloca un sillón en una de las esquinas próximas a la ventana para recibir luz natural.

Toque de distinción: para aquellos que tienen suficiente espacio, un tocador le dará una nota de sofisticación y elegancia. Algunos tocadores, especialmente los más modernos, se pueden convertir en escritorio cuando sea necesario.

Créditos: Living4Media

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Merken

Iciar Iglesias