El arte de la buena mesa

Pepa Yuste (@myvintagecorner) aún recuerda con admiración cuando un día su madre colocó como mantel unas antiguas cortinas del comedor -que aún conserva- y la mesa le quedó espectacular. Ese gusto de su madre por experimentar es, probablemente, una de las razones por las que esta estilista de interiores es una apasionada del arte de la mesa y una experta en ‘table styling’. Con ella descubrimos cómo consigue que cada mesa sea única.

-Eres toda una maestra en el arte de combinar, ¿de dónde sacas la inspiración?

-Soy muy observadora, me gusta empaparme de todo lo que veo. A veces la inspiración me llega mirando un cuadro en una exposición, me apasiona el arte, y, otras veces, paseando por la calle veo algo que me llama la atención: una mezcla de colores, una tela en un escaparate, unas flores bonitas…

-¿Ha cambiado mucho la forma en que decoramos la mesa?

-Cada vez se recibe más en casa de una manera informal, me recuerda cuando vivía en Londres. Allí es muy habitual organizar una cena de amigos en la cocina en torno a una mesa cuidada, pero sencilla, todos conversando con la anfitriona mientras esta cocina. Claro que la cocina está decorada de una forma ideal.

-¿Qué necesitamos en nuestra vitrina o aparador para decorar una mesa única?

-Yo siempre recomiendo tener en el “fondo de armario de mesa”, al menos, tres vajillas. No tienen que ser todas completas, podemos combinarlas con fuentes distintas. Yo elegiría, primero, una blanca bonita, otra de flores, y otra en tonos pastel. Con unos bajoplatos bonitos de algún color interesante darás un toque sofisticado a la vajilla blanca y, si esto lo mezclamos con unas copas altas de un tono en la gama de los bajoplatos, podemos obtener combinación interesante.

 ¿Y cómo es tu fondo de armario?

-Tengo la suerte de tener un buen “fondo de armario de mesa”, fruto de mi pasión compulsiva de frecuentar rastros y mercadillos -mi marido dice que soy una antique addict. Me encanta poner mesas con vajillas antiguas, son una de mis pasiones, pero intento darles un aire más fresco con otras actuales, o con cristalerías y cuberterías más modernas. También recurro mucho a pequeños objetos antiguos de cristal o porcelana para adornar mis mesas.

-¿El eclecticismo está de moda en la mesa?

Afortunadamente, las mesas donde todo es igual y coordinado son cada vez más historia. A mi me encanta mezclar sutilmente vajillas antiguas con otras modernas -no todo van a ser vajillas de Limoges o Herend- y también me gusta utilizar unos platitos  de un bonito juego de té como platitos de pan -cuando pones unos panecillos encima no se nota. Lo mismo hago con las cristalerías: pongo unas copas antiguas con vasos que he podido comprar recientemente.

-¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de combinarlo todo? 

Es importante que todo tenga un hilo conductor. A veces empiezo eligiendo en mi armario unas servilletas porque me encanta su color; de ahí pienso en cómo mezclarlas con un mantel. No todo tiene que ser igual. Pruebo vajillas hasta encontrar la que más me gusta, y voy construyendo, añadiendo, quitando. Otras veces recojo unas flores silvestres y ya tengo el punto de partida. Lo importante es que imagines tu mesa como si de una puesta en escena se tratase. Una mesa bonita es un acto de cariño hacia nuestros invitados: dedícale tiempo y mucho mimo, ponle pasión y arriesga.

-En la mesa, nunca…

Yo nunca serviría el agua desde una botella de plástico. El agua, siempre en jarra y, el vino, si es decantado, mucho mejor.

-¿Cuándo es el mejor momento de poner la mesa cuando tenemos invitados?

-No se debe espera a poner la mesa el mismo día. Al menos, debemos tener todo ya pensado y probado. Así tendremos margen por si queremos añadir algún detalle de última hora. Las flores pueden arreglarse el día antes de la cena y solo tendrás que renovarles el agua unas horas antes de que lleguen los invitados. Es una manía, pero si no se cambia el agua con frecuencia, el arreglo desmerecerá muchísimo.

-¿Un mantel con el que no podemos fallar?

-No cabe duda de que un bonito mantel blanco de hilo, bien planchado, es una apuesta ganadora, aunque yo, en lisos, elegiría más bien uno en un azul claro o en un verde bonito. De todas formas, yo soy más de manteles estampados, es mi sello de identidad. También puedes atreverte con telas de tapicería: encontrarás maravillas sin gastar una fortuna.

-¿Cómo es la mesa de Navidad de Pepa Yuste?

-Mi mesa de Navidad tiene muchos colores y muchas versiones. Procuro que no sea muy solemne. Me gustan mucho los tonos pastel, mezclar las vajillas con manteles estampados, añadir velas, porcelanas, flores y frutas pero, sobre todo, que se note que le he puesto cariño.

Nuria Gutiérrez

Offline