Cómo elegir la alfombra perfecta

Tamaño, ubicación, orientación… Seguro que te surgen numerosas dudas a la hora de elegir la alfombra ideal para tu casa. Por ello, Westwing Magazine ha elaborado esta guía con todo lo que debes saber para poder escoger los modelos que mejor se ajusten a tus necesidades.

La-alfombra-perfecta---westwing-magazine

El tamaño perfecto

Una alfombra demasiado grande hará que la habitación parezca más pequeña y que se ‘coma’ los metros disponibles. Por el contrario, si tenemos una alfombra pequeña hará que se acorten los espacios. Es conveniente que nos hagamos con una alfombra que sea unos 60 centímetros más corta que la pared y siempre tenemos que dejar libre el radio que deja la puerta al abrirse para que no se vea impedido.

Alfombras en el salón

Para mantener las proporciones de la habitación y para evitar un efecto ‘Alicia en el País de las Maravillas’ hay que tener en cuenta lo siguiente:

-Tenemos que medir la longitud del sofá y añadir de 20 a 30 centímetros a la izquierda y a la derecha.

-La alfombra debe estar a 1/3 de distancia de los muebles o el sillón. Aunque en ocasiones, no hay problema si alcanza la altura del sofá y se cuela una parte por debajo.

Una isla en el salón

Con esta distribución encontramos muebles como el sofá, la mesa o las sillas, encima de la alfombra. Nuestro consejo es que la alfombra sea lo suficientemente amplia para que todos los elementos queden con suficiente espacio y no se vea todo ‘abarrotado’ y sintamos nuestra habitación un poco agobiante.

Si disponemos de un salón amplio y queremos separar la zona del comedor de la zona de estar podemos usar dos alfombras diferentes y obtendremos el efecto visual de tener dos espacios diferentes.

La-alfombra-perfecta-2---westwing-magazine

En habitaciones pequeñas

Coloca la alfombra cerca del sofá y encima de la misma sitúa solo pocas piezas del mobiliario, por ejemplo, una mesa y un sillón. Una buena opción para este tipo de habitaciones son las alfombras estilo shabby chic, de lana o de piel de borrego. Otra opción aunque de una tela no tan suave, es colocar una alfombra de fibras naturales, como por ejemplo de sisal.

shutterstock_260499545

En el comedor

Uno de los sitios perfectos para colocar la alfombra en el salón es debajo de la mesa de comedor. De esta manera absorbe ruidos y es un aislante acústico ideal. Cuando la coloquemos debemos fijarnos en que debe sobresalir al menos 70 centímetros por todos los lados y asegurarnos de que las sillas no tienen ningún impedimento para moverse. La forma de la alfombra debe completar la de la mesa.

La-alfombra-perfecta-3---westwing-magazine

Una alfombra en el dormitorio

Una de las mejores sensaciones al levantarnos nos la proporciona tener bajo nuestros pies una suave y cálida alfombra. Elige una alfombra rectangular y colócala en los laterales de la cama. También podemos colocar una alfombra grande que cubra toda la superficie de la cama y que sobresalga como 1/3 por debajo. Los materiales perfectos para una alfombra de dormitorio son la lana, la seda o piel de borrego.

La-alfombra-perfecta-4---westwing-magazine

En los pasillos

La forma perfecta para las alfombras del pasillo son las rectangulares o alargadas. Si el pasillo es amplio podemos colocar varias alfombras seguidas y así tendremos la sensación de que el espacio no es tan largo. Las alfombras para el pasillo deben estar separadas al menos 15 centímetros de la pared. También hay que dejar suficiente espacio en la zona donde haya puertas, para que estas se abran con facilidad.  Así que no hay que olvidar medir con cuidado el espacio del que disponemos.

Una de las reglas de oro es restarle directamente 1,20 metros al largo de nuestro pasillo para que así las alfombras resulten perfectas. Otra regla importante es no poner muebles como aparadores o bancos si tenemos alfombras. Lo que hacen estas piezas es que eliminan el efecto que crea la alfombra. Como materiales recomendamos las alfombras de materiales sintéticos ya que son más fáciles de limpiar y repelen la suciedad, por lo que resultan muy recomendables para la entrada de la casa.

 

Iciar Iglesias