Cómo elegir la mejor mesa de centro

Las mesas de centro tienen mucho que decir. Son un elemento básico en el salón y ocupan uno de los lugares más destacados de la casa, por eso nos tenemos que asegurar de elegir la pieza que mejor se adapte a nuestro espacio y estilo. Descubre cómo.

westwing-la-mejor-mesa-de-centro-10

Tenemos que tener en cuenta varios puntos antes de escoger nuestra mesa de centro. En primer lugar hay que pensar en qué quieres emplear tu mesa o si hay algo que le falta a tu espacio que pueda suplir tu mesa. En segundo lugar, no es suficiente con que sea una mesa de centro elegante, sino que también tendrás que tener en cuenta el tamaño.

  • Nuestra recomendación es que la mesa tenga la misma altura que los asientos que la rodean y al menos una separación de unos 45 centímetros del sofá. De esta manera podremos movernos libremente y sentarnos también cómodamente.
  • Respecto de la televisión o de los aparatos de música debe haber al menos 80 cm de separación.
  • Respecto al largo, la mejor opción es que la mesa sea la mitad de larga que el sofá o que sea de unos dos tercios. Una mesa con el mismo largo que el sillón resulta muy incómoda y visualmente poco elegante.
  • Si queremos hacernos una idea de cómo puede quedar una mesa de centro en el conjunto del salón podemos tomar las medidas y hacer una simulación marcando los límites de la mesa en el suelo con algo de cinta aislante. Así podemos comprobar si queda demasiado ajustada en el conjunto del salón o disponemos de espacio suficiente.
westwing-la-mejor-mesa-de-centro-1

Mesas de centro gemelas

Si tienes dos sofás, uno enfrente del otro, y dispones de suficiente espacio, una mesa de centro grande es lo que necesitas. Pero también te proponemos las mesas de centro gemelas. Ideales para ponerlas juntas o por separado y utilizar una de ellas como mesa auxiliar en alguna ocasión que lo requiera.

westwing-la-mejor-mesa-de-centro-2

Transparentes como cristal

Si quieres que tu mesa de centro sea un elemento discreto en el salón, lo mejor es que elijas una mesa de cristal. La parte superior puede ser de cristal y el resto de los elementos pueden ser de materiales que encajen con el resto del mobiliario. Si tienes una alfombra bonita y elegante debajo de la mesa, el cristal será el mejor material para que la puedas lucir.

westwing-la-mejor-mesa-de-centro-4

Más que una mesa

Si lo que te gusta es el color y las propuestas con ingenio, puedes convertir tu puf u otomana en la mesa de centro ideal. Coloca sobre ellos una bandeja elegante y sitúa en ella libros, un bonito jarrón con flores o la decoración que prefieras. Personaliza con gusto tu puf-mesa de centro. Los mejores materiales para desempeñar esta nueva función son aquellos que se pueden limpiar fácilmente. Evita el lino y las telas con rayón o viscosa.

westwing-la-mejor-mesa-de-centro-5
westwing-la-mejor-mesa-de-centro-6

Nos gustan las curvas

Las mesas de centro redondas son una de las mejores soluciones si no disponemos de mucho espacio y le darán un aspecto fresco y elegante a nuestro salón. Una de las propuestas que más nos gusta es la de las mesas de centro nido. Las mesas más pequeñas las podemos esconder debajo de las más grandes y disponer de todo el conjunto solo cuando tengamos que hacer uso de él: una merienda, cena informal o incluso brunch de domingo. Si tienes poco espacio o un salón muy cuadrado, estas mesas son la opción perfecta. ¡Súmate a las curvas!

westwing-la-mejor-mesa-de-centro-7

Mesas de centro con aire industrial

Un toque industrial le añade carácter a nuestro interior. Busca una mesa de centro de madera y con ruedas como si de un palé se tratara. El resultado te va a encantar. Asegúrate ¡eso sí! de que la estructura es estable y que no se mueve cuando no quieres que lo haga. Las ruedas te resultarán útiles si quieres trasladar esta mesa a otra habitación.

westwing-la-mejor-mesa-de-centro-8

Sáltate las normas

Algunas veces la mesa de centro que nos gusta no es de la altura o del ancho perfecto, pero resulta que queda perfecta en nuestro espacio. En ese caso ¡no tengas miedo! Lo más importante es que la mesa esté acorde con el espacio y que tenga una estética que se ajuste al entorno.

Créditos: Living4Media

Iciar Iglesias

Offline