¿Truco o trato?

La noche del 31 de octubre al 1 de noviembre espíritus y fantasmas deambulan por las calles en busca de dulces y caramelos. Y es que en Halloween la línea que separa nuestro mundo del más allá se difumina hasta casi desaparecer. ¿Estás preparado para recibirlos? Si esta Noche de Brujas quieres dar un toque tenebroso a tu casa, o vas a organizar una fiesta y quieres ambientarla, toma buena nota de estas ideas.

Halloween deco - Westwing Magazine (1)

Noche de Samhain

Cuando pensamos en Halloween, a todos se nos viene a la cabeza la típica estampa americana en la que niños vestidos con terroríficos disfraces recorren las calles pidiendo caramelos puerta por puerta bajo la amenazadora pregunta “¿truco o trato?”. Sin embargo, el origen de esta moderna celebración se remonta más de 2.500 años atrás. Por aquel entonces, los pueblos celtas de Irlanda celebraban una festividad llamada Samhain. Un rito con el que conmemoraban el final de la temporada de cosechas y el comienzo del invierno.

Los druidas –chamanes célticos- creían que la noche del 31 de octubre los límites entre el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecían y que los espíritus regresaban a la tierra para llevarse consigo a los vivos. Por eso, en la noche de Samhain, encendían grandes hogueras y realizaban conjuros vestidos con máscaras y trajes fantasmales para así ahuyentar a los malos espíritus.

Asimismo, tenían la costumbre de decorar las ventanas con nabos ahuecados e iluminados con velas –posteriormente comenzarían a utilizarse calabazas al ser más grandes y más fáciles de vaciar- puesto que creían que así ayudaban a sus familiares difuntos a encontrar el camino de vuelta al mundo de los vivos.

Halloween deco - Westwing Magazine (3)

Una decoración de miedo

Pese a no ser una fiesta tradicional española, cada vez son más las familias que se animan a celebrar Halloween y a decorar la casa con terroríficos motivos.

Si tu plan es celebrar una fiesta temática en la que tus invitados vayan disfrazados de brujas, vampiros, fantasmas y monstruos, la decoración de tu casa debe ir acorde con la celebración. Comienza fabricando aterradores faroles con unas cuantas calabazas. Son el símbolo por excelencia de la Noche de Brujas y su luz espectral no puede faltar en ninguna fiesta de Halloween que se precie.

Las velas negras también son ideales para la noche de Halloween. Siempre han estado relacionadas con las artes oscuras y su titilante luz envolverá el espacio en un halo de misticismo de lo más propicio. Asimismo, las telarañas, los vampiros y los esqueletos te ayudarán a crear un ambiente más terrorífico si cabe.

Halloween deco - Westwing Magazine (6)

Halloween en la mesa

Aunque si algo hemos de cuidar al detalle la noche de Halloween es la decoración de la mesa. Y es que ya se trate una fiesta informal o de una cena más formal, la mesa se convertirá en el centro de reunión de los invitados y, por tanto, en el principal centro de atención.

Caramelos, calabazas y velas son algunos de los complementos ideales para crear ambiente en la mesa. Un centro compuesto por flores secas o marchitas hará que el espacio parezca aún más espeluznante. Y en cuestión de colores no hay duda, el naranja y el negro son los grandes protagonistas de la noche más terrorífica del año, así que a la hora de vestir la mesa decántate por un mantel anaranjado y por una vajilla de color negro. El triunfo estará asegurado.

Halloween deco - Westwing Magazine (4)

Para finalizar, si el arte culinario es lo tuyo, nada mejor que sorprender a tus invitados con recetas y dulces terroríficos. Deja volar la imaginación y convierte salchichas en momias con ayuda de unas cuantas tiras de masa de hojaldre u hornea galletas en forma de murciélagos, arañas y fantasmas. ¡Deliciosamente terroríficos!

Estefanía Pérez