Ideas para organizar un bufé en casa

Preparar una comida o una cena de Navidad no siempre tiene que suponer una estricta reunión en la que todos nos sentemos en torno a la mesa. El bufé se ha convirtiendo en una opción cada vez más popular debido a su flexibilidad y carácter informal: podemos organizarlo solo como aperitivo o comida completa, con amigos o familiares y, además, al tener toda la comida lista con antelación permite al anfitrión pasar más tiempo con sus invitados. ¿Quieres saber cómo organizarlo? Entrevistamos a Esther Otero, directora académica de la Escuela Internacional de Protocolo, para que nos de todas las claves.

buffet de navidad

¿Cómo debe realizarse la invitación para un bufé navideño más informal?

Dado que actualmente lo más normal es que estemos conectados por las redes sociales, tenemos a nuestra disposición diferentes vías para invitar a nuestros amigos: la elección dependerá de aquellas que solamos utilizar habitualmente con ellos. Hoy en día, en círculos íntimos, se acostumbra a generar un grupo de WhatsApp en el que se facilita todos los datos del encuentro y en el que todos los añadidos pueden contestar con inmediatez. Estos grupos acostumbran a eliminarse una vez ya se ha llevado a cabo el encuentro. Otra vía es la telefónica o el email.

¿Qué hay que hacer cuando llegan los invitados?

Va a depender del grupo de invitados que asistan a la reunión, pero lo normal es en primer lugar acomodarlos cogiendo los abrigos y bolsos. Luego se les ofrecerá una bebida mientras se espera a que vayan llegando el resto de los invitados. La costumbre de enseñar la casa queda reservada a aquellos amigos íntimos que no la hayan visto con anterioridad o bien porque hemos realizado alguna reforma que queremos mostrar a los que hayan estado antes en nuestra casa. En caso de hacerles una “visita guiada”, sería antes de servirles la bebida. Es muy importante asegurarse de que todos los asistentes se conocen, y en caso de no ser así, sería necesario hacer las presentaciones oportunas y facilitarles un elemento de conversación entre ellos.

¿Cuál es la mejor manera de distribuir mesas y sillas para un bufé?

Siempre vamos a tener en cuenta la dimensión del espacio en el que vamos a recibir a nuestros invitados y lo que debe primar es la comodidad, tanto para los invitados como para el anfitrión, que necesita moverse para reponer comida, bebida, etc. Lo más cómodo es que todo esté en una mesa grande, pero siempre debe haber también asientos para todos aquellos que prefieran sentarse. La razón es simple: el anfitrión siempre velará por la comodidad de sus invitados ya que lo que pretende es que estén a gusto y disfruten de la celebración.

mesa-bufé-de-navidad

¿Qué tipo de recetas podemos servir y cómo?

El menú debe planificarse bien, teniendo en cuenta los gustos, costumbres y posibles intolerancias de sus invitados. Así, la manera de servir los platos dependerá de los alimentos que se sirvan: las bandejas son cómodas, y decorativas, y los soportes con varios niveles son vistosos y especialmente útiles para servir postres y frutas.

¿Con qué bebidas hay que contar ?

Las bebidas irán acorde al menú que sirvamos y la regla que debemos mantener es que las bebidas más suaves preceden a las de sabor más fuerte, dejando los licores para acompañar los dulces que se sirvan con el postre o con el café. Siempre deberemos tener copas para el vino y vasos o copas para el agua. Si se sirven otro tipo de bebidas, los vasos específicos para éstas. Además de cubiteras existen otros elementos enfriadores que requieren menos espacio y son más cómodos.

shutterstock_65656771

¿Qué errores de protocolo se pueden cometer al organizar un bufé?

Muchos invitados deciden llevar algo como obsequio para los anfitriones. En ese caso hay que tener en cuenta que si llevamos un vino que es “mejor” que el que iba a servir el anfitrión, lo dejamos en mal lugar, y si por el contrario se trata un vino de “peor categoría”, obligamos al anfitrión a que lo sirva en algún momento de la velada. En cualquier caso, traemos algo que quizás no marida con el menú que nos tienen preparado. Lo mejor es llevar unos bombones o unos dulces (que no postre, ya que nuestro anfitrión tendrá ya uno) para servir con el café o licores. También es un error la falta de planificación: se compran muchas cosas y cuando ya se han marchado los invitados el anfitrión recuerda que no ha servido algo que había comprado especialmente para la ocasión.

¿Cuál es el mejor consejo que podemos dar al anfitrión?

Por encima de todo, que tenga mucha ilusión y ganas, ya que los invitados eso lo perciben, y en ese caso, todo sabe mejor. Siempre será preferible una comida sencilla y bien preparada que algo sofisticado y que no esté a la altura ya que no se disponga de los medios necesarios para servirla.

¿De qué manera podemos dar por finalizado el encuentro?

Va a depender del grado de confianza que se tenga, pero normalmente siempre se puede sugerir si “alguien quiere algo más antes finalizar la velada”. Es una manera sutil de decir que es la última ronda o el last call que hacen en muchos bares anglosajones antes de cerrar.

Yaiza García

Offline