Jardines urbanos: la apuesta verde

Si te encantan las plantas y la naturaleza, no tienes por qué renunciar a tener tu jardín solo porque vives en una ciudad. Los huertos urbanos están entrando en balcones y terrazas para quedarse y crearlos no es tan complicado. Sigue leyendo y descubrirás cómo crearlos.

Jardines urbanos verticales

Una tendencia muy in, perfecta para aprovechar el espacio, decorar y rodearnos de naturaleza, que te permite utilizar las paredes de tu terraza y crear hermosas composiciones de distintos niveles. Las enredaderas, las plantas colgantes y las macetas para pared serán tus aliados. ¿Quieres aportar un toque distinto? Utiliza una escalera, un palé o una celosía con jardinera integrada. Esta última es perfecta para conseguir más privacidad.

Un jardín interior

Jardines urbanos verticales

Montar un jardín dentro de casa es más fácil de lo que parece. Escoge flores y plantas que no necesiten muchos cuidados, como los cactus, las suculentas, las cintas o la hiedra y colócalas sobre estanterías escalonadas en el patio interior, en el salón o en la cocina. Combina plantas con distintas tonalidades de verde y densidad de follaje para conseguir un efecto más natural y realista.¿Y en el baño? ¡También! Opta por los helechos, el bambú o las orquídeas ya que son plantas que se adaptan muy bien a los espacios húmedos o con poca luz y además, quedan preciosas.

Macetas y hierbas aromáticas

Si siempre has querido tener tu propio huerto, ahora es el momento, incluso cuando no dispongas de demasiado espacio. Hazte con un buen juego de jardinería, macetas y marcadores para plantas y cultiva tus propias hierbas aromáticas, bayas o vegetales. ¿Qué te parece una tomatera? Nada mejor que disfrutar del sabor dulce y jugoso de los tomates cherry cultivados en casa. El balcón, la ventana o incluso un rincón soleado de la cocina se convierten en el lugar perfecto para tener tus propios cultivos.

Plantas y pequeños arbustos

Los árboles y los arbustos también son para terraza y se pueden plantar en macetas. Si quieres aportar a tu espacio un toque diferente, opta por árboles pequeños o de crecimiento lento como los naranjos, limoneros, adelfas o unos magníficos rosales. Las macetas tienen que ser pesadas, para que no se caigan con el viento, y de tamaño mediano para evitar que el árbol crezca demasiado. Opta por macetas con colores naturales y materiales como la terracota, la arcilla o la piedra artificial para conseguir un aspecto más real.

Mi pequeño invernadero

Algunas plantas son más delicadas y para protegerlas de la lluvia y el viento necesitamos un invernadero. Te enseñamos a hacer el tuyo propio de una forma muy sencilla y ecológica.

¿Qué necesitas?

  • Un recipiente de plástico, como en el que se venden las verduras en el supermercado
  • Fundas de plástico para CDs antiguas
  • Cinta de carrocero
  • Plástico de invernadero
  • Abono para plantas
  • Semillas
  • Agua

¡Empezamos!

Llena el recipiente de plástico con el abono, esparce las semillas y riega. Pega las fundas de los CD  a los bordes del recipiente con cinta de carrocero. Cubre con el plástico y pégalo bien para evitar que se caiga. Haz un par de orificios para que circule el aire y ¡listo! Ya tienes tu propio invernadero.

Dale a tu piso el toque fresco que necesita y ¡llena tu casa de aire puro y buenas vibraciones!

Créditos: Shutterstock

Gema Blanco

Offline