10 terrazas con estilo ‘made in Spain’

Puede que seamos callejeros por naturaleza, pero es que el verano no invita a otra cosa que al ‘terraceo’. Te presentamos 10 terrazas con estilo para que descubras los exteriores españoles con más encanto, mejores vistas y más chic de toda nuestra geografía. Porque si hay algo que se valore en Westwing por encima de todo es la capacidad de crear espacios mágicos, evocadores y elegantes a través de una depurada decoración.

Ibiza cool

Las terrazas del Hotel Aguas de Ibiza, situado en el Paseo Marítimo de Santa Eulalia, desprenden estilo y calidez a partes iguales. ¿El secreto de su éxito? Compaginar las privilegiadas vistas y el atractivo entorno natural con exteriores elegantes a la par que sosegados. Eso sin olvidar que vestir las últimas tendencias en decoración con el porte de quien sabe que todo le sienta bien no hace más que sumar estilo a estos exteriores de inspiración mediterránea diseñados por el estudio Futur2.

 El gran mirador

Si hay una parada obligatoria al visitar Begur esta es el mirador de la plaza Forgas. Asomarse a él significa admirar los vestigios del castillo medieval de la ciudad, los Pirineos y la Bahía de Rosas en un solo vistazo. Y si en ese mismo punto bajas la mirada, la terraza de El Jardí de Can Marc te da la bienvenida mientras contempla, serena, las mismas vistas de las que goza el mirador.

Dos cientos años de historia le dan a esta masía un encanto sin igual. La diversidad de espacios, como la zona del jardín, el chill out de los indianos, la coctelería o una pequeña terraza separada del resto para disfrutar en la intimidad, favorecen a que cualquiera pueda encontrar su lugar para disfrutar de tapas y cócteles de autor. Y si hay que escoger el plato fuerte de la velada este es, sin duda, la puesta de sol, que se manifiesta pletórica en este inmejorable escenario.

Terraceo hippie-chic

El sello Trocadero es sinónimo de clase y buen hacer tras los fogones. Siguiendo la estela de la firma en cuanto a distinción y gastronomía, Trocadero Sotogrande tiene eso y mucho más. Dicen que su decoración está inspirada en el África colonial, pero su enclave a orillas del mar y sus numerosos detalles cargados de estilo desprenden un halo hippie-chic que no pasa desapercibido.

La composición de bancos, sofás y sillones con distintos acabados y tapizados, así como el exotismo de la solemne palapa africana o el etnicismo de las jaimas invitan a disfrutar de esta cocina de esencia mediterránea con guiños asiáticos. Una mezcla ecléctica que causa furor.

Lujo sin pretensiones

En lo alto de un pequeño acantilado y abierto a la bahía de Roses, entre las playas de Canyelles Petites y del Bonifaci, se encuentra el Hotel Vistabella. Bajo una atmósfera de tranquilidad y el relax, las terrazas con estilo de este paradisíaco hotel son el pretexto perfecto para admirar la costa abrupta y rocosa y las aguas del color aguamarina tan propio de la Costa Brava.

El restaurante principal del Vistabella, ‘els Brancs, galardonado con una estrella Michelin y un sol Repsol, ofrece la posibilidad de vivir una experiencia 100% mediterránea gracias a una cocina creativa de inspiración catalana. Y si a eso le sumamos el savor faire en cuanto a estilo, que destaca por su sencillez y diseño, tenemos como resultado una terraza perfecta.

La más bonita

El nombre de este restaurante, situado en el Paseo Marítimo de la Patacona, en Valencia, evoca una de esas canciones que han pasado a formar parte de la cultura popular de este país. Así, a ritmo de Jarabe de Palo con su “bonito, todo me parece bonito” nos acercamos hasta esta terraza cuyo nombre le viene que ni pintado. Nos recibe una terraza exterior, a pie de playa, con una llamativa puerta en madera teñida de azul cielo. El contraste con el blanco de la decoración y las paredes hace que nos vengan a la mente las típicas casas de la isla de Formentera, en las que se han inspirado.

Comida casera, ecológica y de comercio justo y su carta de desayuno, brunch, comida, merienda y cena sumado a su inmejorable ubicación a primera línea de playa y la elegancia que se desprende de su decoración hacen de este restaurante un paraje de visita obligatoria.

Territorio Gaudí

La terraza de La Pedrera, conocida como ‘El Terrat’, es una exhibición arquitectónica. Bien sea en el marco de ‘Noches de verano’, en el que la música, las copas y el ambiente confluye a disfrutar de la obra de Antoni Gaudí, o en el de ‘Los orígenes’, una experiencia nocturna que incluye un espectáculo audiovisual único aprovechando la singular arquitectura del edificio, se trata de un lugar emblemático de Barcelona.

Además de ayudar a entender el origen de la vida, la esencia de la obra de Gaudí, esta terraza muestra otra cara de la ciudad condal. Una en la que la historia y el modernismo se alían con la actualidad para hacer disfrutar al visitante de una noche mágica.

Jardines de palacio

Rodeado por un espacioso jardín con los castaños más antiguos de Madrid se encuentra la terraza del hotel Santo Mauro, el lugar favorito para disfrutar de una comida o cena durante la época estival. Un elegante palacete de finales del siglo XIX, antigua residencia del Duque de Santo Mauro, situado en el corazón madrileño del barrio de Chamberí, cerca del Paseo de la Castellana, conforma el hotel que hoy en día es.

En el hotel Santo Mauro todo tiene un toque francés, tanto la construcción como los interiores y, como no, la terraza que destaca por la sencillez en las líneas de su mobiliario y la fusión con la naturaleza, tanto por el verde jardín como por las composiciones florales que visten las mesas y decoran el espacio.

La perla del sur

Con seis estrellas y nominado para una séptima, Villa Padierna Palace Hotel es sinónimo de lujo. Situado en la Costa del Sol, más concretamente en Benahavís, Marbella, se encuentra en un entorno privilegiado con vistas al Mediterráneo. Más de 130 habitaciones, 9 villas con piscina privada, 3 campos de golf de 18 hoyos, spa y unas 8 saunas de vapor son solo algunos de los servicios que ofrece este complejo que eleva la calidad hasta la excelencia.

Diseñado a imagen y semejanza de un palacio toscano, en sus terrazas con estilo y en sus espacios de exterior se respira la clase castiza. El verde del césped de los campos de golf y la vegetación se funde con el azul del mar o el turquesa de las enormes piscinas vienen como anillo al dedo al estilo clásico con el que viste este magnífico paraje.

Glamour clásico

La terraza del Hotel Casa Fuster, llamada Mirador del Paseo, combina la belleza y majestuosidad del edificio de estilo modernista del arquitecto Lluís Domènech i Muntaner, con la magia y el sosiego que se respira aquí en las noches veraniegas. Situada en la sexta planta del edificio sorprende con unas vistas que recorren los lugares más emblemáticos de la ciudad condal: el Mediterráneo, Montjuïc, la Sagrada Familia y el Tibidabo son algunos de los puntos en el horizonte que se divisan desde esta terraza. Y además, por si fuera poco, es el primer hotel de cinco estrellas declarado Monumento de la ciudad de Barcelona, todo un privilegio disfrutar de un cóctel o un copa de champagne en este entorno.

Anna Diaz

Offline