Decorar con arte

«Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros». Así define la Real Academia Española el arte. Sin embargo, el arte es una de esas cosas que cuesta definir con palabras. Y es que el arte es realidad a la par que fantasía, es vida, sentimiento y belleza. El arte es tantas cosas que un solo cuadro puede revitalizar cualquier espacio de una casa.

Decorar-con-arte-Westwing-magazine

No hace falta ser un entendido para comenzar a dar forma a una pequeña colección en las paredes de nuestra casa. Del mismo modo, tampoco es necesario desembolsar miles de euros para hacerse con una obra de arte. La colección ‘Lienzos de autor’ da buena muestra de ello. Y es que en ella encontrarás un sinfín de reproducciones de pinturas abstractas firmadas por destacables artistas contemporáneos al alcance de todos los bolsillos. ¿Quieres conocer mejor a algunos de estos artistas?

Francisco Javier Camplá Livesey

Francisco-Javier-Campla-Livesey-arte-Westwing

¿De dónde viene tu vocación artística?

Mi bisabuelo, Francesc Camplá era un catalán que pintaba, hacía esculturas y escribía. Algún gen me habrá pasado, supongo. Dibujo y pinto desde pequeño. Es casi una compulsión para mí. Me cuesta no pintar.

¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

Es extraño, pero no necesito ninguna. Simplemente me pongo frente a la tela y pinto. Lo único que hago es intentar que la mano le gane a la cabeza, no pensar, dejar que el inconsciente brote lo más puro posible. Detrás de todo eso, hay muchos años de experiencia como director de arte y diseñador. Un oficio que me permitió aprender las reglas de la estética para luego dejar de pensar en ellas y que se apliquen de manera automática.

¿Qué crees puede aportar tu obra al público?

La verdad es que mi única pretensión es que mi obra funcione como un estímulo narrativo para que cada persona desarrolle sus propios significados, vea lo que quiera ver y disfrute ese proceso.  Algo así como un test de Rorschach, pero en privado y para cada uno.

Elena Barón Jociles

Elena-Baron-Jociles-arte-Westwing

¿De dónde viene tu vocación artística?

Creo que mi pasión por el arte es innata. He destacado desde niña en varias disciplinas artísticas y ganado mi primer premio de pintura a los 6 años de edad.

¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

La inspiración de mi trabajo subyace principalmente de un rico mundo interior: de mis viajes, de la naturaleza, influenciada por mi contacto con ella desde niña; de mis sentimientos y anhelos y de todo lo que me hace vibrar.
Mis obras provienen de mi alma, a veces más calmada, otras más eufórica; a veces más paciente, otras más inquieta; a veces más nostálgica, otras más esperanzada. Pero siempre rebelde y soñadora.

¿Qué crees puede aportar tu obra al público?

Considero que mis obras son personales, originales y están cargadas de positivismo.  Siempre presentes las armonías de color y formas, las texturas y relieves.

Gisela Gaffoglio

Gisela-Gaffoglio-arte-Westwing

¿De dónde viene tu vocación artística?

Vengo de una familia de artistas, una madre pianista, una tía bailarina clásica, un padre amante de la música y de la ópera en particular… Crecí sin darme cuenta en un ambiente cargado de arte.

El arte me emociona y me hace sentir que puedo elevarme por encima de la cotidianeidad.

¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

Los colores que veo en la naturaleza o en los lugares que recorro, la belleza y sensualidad del cuerpo femenino y el movimiento.

¿Qué crees puede aportar tu obra al público?

Una mirada original, fresca y profunda sobre la vida y la posibilidad de viajar y vivir en otros mundos mágicos. Algo así como tener una ventana a otra dimensión.

Olga Armand Ugon

Olga-Armand-Ugon-arte-Westwing

¿De dónde viene tu vocación artística?

Tengo varios artistas en mi familia materna, tanto en la música como en la pintura. Mi madre siempre me llevó a los museos y al ballet, y también a escuchar música clásica. La música era lo único que me aburría, lo demás me encantaba. Por suerte sigo yendo a ver danza y pude dedicarme a la pintura.

¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

Mi principal fuente de inspiración son las obras maestras. Siempre estoy remirando a los grandes artistas, no me cansan nunca….

¿Qué crees puede aportar tu obra al público?

Lo que más me gustaría es que la disfruten.

José Morán Vázquez

Jose-Moran-Vazquez-arte-Westwing

¿De dónde viene tu vocación artística?

Mi vocación artística viene de tradición familiar. Nací, literalmente, en un estudio de pintura, el de mi padre, mi primer maestro, Leopoldo Morán, que me enseñó el oficio de este noble arte.

No solamente me enseñó a pintar -cosa que jamás se termina de aprender- sino que también me enseñó a ver, a aprender de los grandes genios y a buscar mi propio lenguaje en la pintura. En definitiva, a ser yo mismo. Y lo más importante: a ser honesto y humilde con mi trabajo. En el mundo del arte esto es imprescindible para seguir creciendo.

¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

El paisaje y la naturaleza es lo que más me puede emocionar. Cuando pinto un paisaje no trato de copiarlo, mi intención es recrearlo desde mi propio pensamiento y sentimiento modificando a mi antojo forma, color, ritmos, espacios, planos…. Para que esa nueva realidad  se convierta en algo único, personal, con mis propios gestos y energías.

Otra de mis fuentes de inspiración es el retrato. Desde el punto de vista pictórico es un reto ya que en cada uno de ellos no solamente busco el parecido sino plasmar cómo mira, cómo piensa y cómo siente cada personaje.

Y cuando la inspiración me traiciona no hay excusa para no pintar, solo tengo que mirar y dar un repaso a los grandes genios: Sorolla, Velázquez, Picasso, Monet….. Y sobre todo mi gran referente y cuya obra nunca he dejado de mirar, admirar y homenajear desde mi niñez: El Greco.

¿Qué crees puede aportar tu obra al público?

Que cada persona que mire mi obra, bien sea por el color, la energía de la pincelada, la frescura o la espontaneidad, sea capaz de emocionarse. Que mi obra atrape y golpee al espectador, le provoque un poquito de emoción y felicidad. Con eso me conformo.

Creo que la clave de aportar algo nuevo, no solo al público sino a la pintura en general, es ser uno mismo.

Álvaro Suárez Vértiz

Alvaro-Suarez-Vertiz-arte-Westwing

¿De dónde viene tu vocación artística?

De mis padres, ambos artistas. Mi padre era Director de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima (Perú) y me inició en el arte desde muy temprana edad.

¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

Cualquier cosa que gire en torno al Quijote y a los arlequines. Aunque también puede ser cualquier tema que se me pase por la cabeza. A la hora de pintar lo que más me importa no es el tema, sino el color y las formas.

¿Qué crees puede aportar tu obra al público?

Creo que mi obra es única en ritmos y líneas, que van armónicamente creando figuras, parajes, mares, arlequines, Quijotes y miles de temas. Todos mis cuadros están hechos con una soltura que viene de dentro de las vísceras. Llenos de luz y color, sus trazos los hacen infalsificables y únicos.

Judith Gangolells

Judith-Gangolells-arte-Westwing

¿De dónde viene tu vocación artística?

Pinto desde los 11 años, momento en el que mi familia intuyó que tenía ciertos dotes artísticos y me apuntaron a clases particulares de dibujo y pintura con niños de mi edad. Poco tardé en caer en el aburrimiento y empecé las clases con el grupo de adultos, en el que sí tenía la sensación de avanzar en mi necesidad de expresarme plásticamente.

¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

Tengo especial interés por los elementos cotidianos que nos rodean, aquellas cosas cotidianas, las más sinceras, mediante las que podemos establecer el verdadero diálogo íntimo con nuestra propia existencia.

Siento pasión por las transparencias y veladuras, mediante las que creo atmósferas vaporosas, íntimas, casi ingrávidas.

¿Qué crees puede aportar tu obra al público?

Mi obra pretende seducir al espectador, invitarlo a introducirse en el mundo más íntimo de los objetos y a establecer un diálogo personal que irremediablemente acabará hablando de él mismo.

Estefanía Pérez