Cuatro destinos de ensueño

Todos tenemos una lista de lugares por visitar, culturas por descubrir y aventuras por vivir, si no escrita, al menos en algún lugar de nuestra mente. Si todavía tienes hueco, desde Westwing te recomendamos añadir a tu ruta de viaje alguno de estos magníficos destinos que merece la pena visitar, al menos, una vez en la vida. Sigue leyendo y descubre por qué Cuba, Kenia, Sri Lanka y San Bartolomé nos han robado el corazón.

destinos increíbles para viajar

– Cuba, un viaje al pasado 

¿Te encantaría viajar en el tiempo y disfrutar de un país colorido, gentes encantadoras y una naturaleza bellísima? Cuba es tu destino.

Coche antiguo y casa coloridas Cuba

Lo que no te puedes perder:

Pasear por la calle Obispo en Habana Vieja, una de las vías más transitadas y con más historia de la isla, que nos deslumbra con la belleza de su arquitectura, incontables comercios, tiendas de artesanía y antigüedades, numerosos museos y animados restaurantes y cafés.

Viajar en bicitaxi, la forma más auténtica de conseguir una vista completa de la ciudad.

Ver atardecer en el Malecón, uno de lo paseos marítimos más importantes de La Habana y punto de encuentro de poetas, pescadores y enamorados que vienen a disfrutar de la puesta de sol más bella de La Habana.

Bailar salsa en el Hotel Florida o tomar un sabroso daiquiri de coco en la terraza con vistas del elegante Hotel Iberostar.

Visitar el pueblo de Viñales al norte de la isla y recorrer las interminables plantaciones de tabaco, el parque nacional y los famosos “mogotes” redondeados que perfilan el paisaje.

Bucear y hacer snorkel en las aguas cristalinas de Playa Larga en la conocida Bahía de los Cochinos y admirar el vuelo de los flamencos rosados en la laguna de las Salinas.

Paseo por Habana Vieja, Cuba

No te marches sin probar…

El ron, los churros, el flan de dulce de leche cubano y por supuesto, el marisco y el pescado. No te pierdas La Bodeguita del Medio, el restaurante más famoso de La Habana o la cocina familiar y el ambiente colonial del Rum rum. Termina el día con un cóctel del bar Floridita, el predilecto de Ernest Hemingway y decorado al estilo de los años 30.

Una isla extraordinaria

Viajar a Cuba es como viajar al pasado: los vehículos antiguos circulan por todos lados, las vallas suelen estar hechas con cactus y no hay publicidad en las calles. Los cubanos son las personas más amigables de la tierra, el ron se bebe como si fuera agua y la vida transcurre en mitad de la calle.  

Recuerda que…

  • En lugar de dormir en un hotel, puedes hospedarte en las llamadas “casas particulares”. Se trata de la opción más económica y genuina de vivir el encanto del país.
  • Bebe un poco de ron con las comidas para evitar problemas de estómago.
  • Cuidado con el cambio – Cuba tiene dos monedas, la de los locales y la de los turistas. La diferencia es mínima, por lo que tendrás que andarte con ojo.
  • Cuba es el lugar perfecto para desconectar: la gente no utiliza tarjetas de crédito, ni ordenadores y las zonas con WIFI se cuentan con los dedos de una mano y además son caras. Ni Google ni Redes Sociales, aquí se viene a descansar y a vivir el momento.

– Kenia, la naturaleza manda 

Viajamos a Kenia

Si lo que buscas es un país totalmente relajante en el que disfrutar de atardeceres de película, animales salvajes y paisajes imponentes, Kenia es para ti.

Lo que no te puedes perder:

Bañarte en las refrescantes y desconocidas playas de Mombasa, un sueño costero de arena blanca y aguas turquesas en el océano Índico.

Hacer un Safari: Kenia es con Tanzania el mejor país para irse de Safari y cuenta con una gran variedad de parques nacionales para vivir una experiencia inolvidable, ¿nuestros favoritos?

  • La reserva nacional Masái Mara famosa por una fauna excepcional y la tribu que la habita, los Masái.
  • El parque nacional lago Nakuru que destaca por el lago del mismo nombre y donde se refugian flamencos y distintas aves migratorias.
  • El parque nacional Hells Gate que es, a pesar de su nombre, el único lugar en el que se puede hacer un safari a pie o en bicicleta ya que no alberga animales peligrosos.
  • El parque nacional Aberdare que destaca por su naturaleza y fauna salvaje y que además, cuenta con albergues acomodados para pasar la noche entre fieras.
  • El parque nacional del Monte Kenia que es patrimonio de la humanidad y contiene la segunda montaña más alta de África.
  • El parque nacional de Nairobi, situado a pocos kilómetros de la capital y del aeropuerto internacional, y que es la opción más conveniente si no dispones de mucho tiempo.

En Kenia, casi todos los parques nacionales albergan los conocidos como Big Five, es decir: elefantes, búfalos, rinocerontes, leones y leopardos.

Mercado de frutas en Kenia

No te marches sin probar

“Nyama Choma” el plato preferido de los keniatas y que consiste en diversas carnes cocinadas a la brasa y la “Mutura”, una especie de morcilla africana con sabor ahumado y muy sustanciosa. Para beber te recomendamos probar algunas de las cervezas locales.

Un país extraordinario

Kenia es un país precioso que tiene mucho que ofrecer. Uno de los grandes atractivos de Kenia y de África en general es que “aquí no hay prisas”. La gente es muy tranquila y las cosas se hacen con calma, así que no viajes a Kenia sin una buena dosis de paciencia, será todo lo que necesites para disfrutar de un viaje memorable.

Recuerda que…

  • En Kenia se hablan 42 lenguas diferentes y es un país que destaca por la variedad de culturas y gastronomía. Te podrás manejar en inglés sin problema.
  • El clima de Kenia es tropical, tenlo en cuenta cuando hagas la maleta.
  • No es recomendable pasear solo o por la noche por las calles de Nairobi, consigue un taxi que sea de confianza.

– Sri Lanka, la isla resplandeciente  

Sri Lanka un destino único

Sri Lanka es una preciosa isla situada al sur de la India y que destaca por bosques tropicales, zonas inexploradas y animales extraordinarios como los zorros voladores y algunos de los lagartos más grandes y extraños del mundo.

Lo que no te puedes perder:

La pequeña ciudad de Hikkaduwa situada al suroeste de la isla, es el lugar perfecto para experimentar el estilo de vida hippy, coger olas y admirar tortugas gigantes y preciosos arrecifes de coral. 

En el sur del país encontramos la ciudad de Mirissa adornada con deslumbrantes playas de arena desde las que se pueden avistar ballenas. Es la zona más turística del país, pero merece la pena visitarla.

Los amantes de la arquitectura se sorprenderán con el estilo europeo de Galle, una ciudad costera amurallada, en la que encontramos numerosos palacios y villas coloniales reconvertidos en hoteles, tiendas y restaurantes.

En el centro del país no espera Kandy, la capital de las montañas y el corazón del budismo que todavía da muestra de un pasado colonial. No te quedes sin visitar el Real Jardín Botánico de Peradeyina ni el templo Sri Dalada Maligawa o Templo del diente de Buda, el santuario en el que se guarda el canino izquierdo de Siddharta Gautama.

Viaja en tren desde Colombo hasta Ella a través de las montañas de Sri Lanka. Te llevará más tiempo pero no te importará cuando veas las infinitas plantaciones de té y las imponentes montañas del país.

No te vayas sin probar…

Los curris y los “hoppers”, una masa fina con forma de bol en su versión dulce o salada. En Sri Lanka no hay demasiados restaurantes, pero sí puestos callejeros por todos lados.

Pescadores en Sri Lank

Una isla extraordinaria

Sri Lanka destaca por una filosofía de vida única, comparable al estilo del Caribe y del Sudeste Asiático. La isla contiene una naturaleza de una belleza indescriptible y cuenta con una historia y cultura fascinante. Después de visitar las plantaciones de té y de probar las infusiones de la zona, es muy difícil volver a acostumbrarse a las bolsitas de té europeas.

Recuerda que…

  • Te recomendamos viajar en Tuk tuk, la forma más emocionante de moverte y conocer los lugares.
  • Mover la cabeza de lado a lado significa sí lo que puede provocar algunas confusiones.
  • Pregunta antes de sacar una fotografía a alguien, en la mayoría de los casos estarán encantados pero es mejor ser educados.
  • No te saques fotos ni selfies con las estatuas de Buda y si lo haces, se especialmente respetuoso y no le des la espalda.

– San Bartolomé, la isla del lujo –

San Bartolomé isla caribeña

Este pequeña isla caribeña conocida también como St. Barth es el lugar preferido de millonarios y famosos, lo que no es de extrañar ya que con sus escasos 21 km² la isla criolla parece un paraíso en la tierra. Báñate en las aguas cristalinas, camina por las playas blanquecinas y dedica tiempo para degustar la cocina criolla y francesa de la isla. ¿Preparados para disfrutar de las vacaciones de vuestra vida?

No te puedes perder:

La capital de St. Barth es Gustavia situada en el oeste de la isla y el mejor punto de partida. Te recomendamos que visites el puerto con sus impresionantes yates y aproveches para sacar algunas de las fotos más bellas del lugar.

Sube a La Tourmente, una colina situada al norte de la capital y con una panorámica completa de la ciudad.

Para bañarte puedes ir a St. Jean una preciosa bahía que lamentablemente suele estar bastante concurrida. Otra opción es recorrer las islas cercanas como Antigua, Barbuda, San Cristobal y Nieves o las Islas Vírgenes.

La parte oriental de la isla cuenta con playas escondidas y perfectas para pasar el día y disfrutar de unos atardeceres de película.

arena blanca de San Bartolomé, Caribe

No te vayas sin probar…

La comida de fusión caribeña y francesa del restaurante Le Tamarin como la tempura de gambas, el pulpo de roca o las ensaladas con frutas de la zona.

Termina la noche en el bar Le Select, donde sirven los mejores “Ti-Punch” de la isla, un combinado de ron, lima y azúcar caribeña delicioso.

Una isla extraordinaria

San Bartolomé es una de las pocas islas del Caribe en las que nunca hubo esclavitud ni agricultura. Además la isla cuenta con una larga y agitada historia que la hace todavía más interesante. Gracias a los vientos alisios, las temperaturas no sobrepasan los 30 grados y la isla cuenta con algunas de las mejores playas, bahías y arrecifes del Caribe.

Recuerda que…

  • En  verano hay menos turistas y los precios son más bajos.
  • No todas las playas son públicas, por lo que es importante informarse de antemano.
  • El idioma oficial de San Bartolomé es el francés y la isla pertenece a la Unión Europea
  • San Bartolomé apenas conoce los días nublados así que no te olvides el sombrero, la crema y las gafas de sol.
playas de San Bartolomé en el Caribe

Créditos: Shutterstock, St. Barth Guide

Gema Blanco