Un domingo lazy: 10 claves para remolonear con estilo

Por norma general, el domingo no cae especialmente bien. Para muchos, es el día más melancólico de la semana. Desvelamos 10 claves para darle una segunda oportunidad al séptimo día y demostrar que este también puede ser un día tan bueno como el sábado. Nuestra propuesta: descansar y dedicarte tiempo. 

dormitorio confortable

En esos días que nos invade la pereza, quitarse el pijama es todo un reto. Quizá sea por la razón, absurda, de querer estar siempre a tope de energía… Pues quizá ha llegado el momento de escuchar a nuestro cuerpo. Seguramente nos estará diciendo: “¡Hoy dame el día libre!”

No hablamos de hacer un spa en casa (o también). Lo que está claro es que 24 horas dan para mucho, así que aprovechémoslas. Domingo es día de reflexión, de PARAR, de descansar, de dormir y de disfrutar de estar, pues eso, en casa.

1. No hay despertador

Un domingo perezoso empieza por tardar mucho en salir de la cama. Y, si al fin se consigue, que sea para mudarse al sofá. ¿Qué pasa si nos llaman para hacer algún plan? Debemos evitar decir sí. La gracia de hoy (domingo) es no planear y darle un descanso a la mente.

2. El desayuno empieza a las 11:30

Ya lo sabemos: el desayuno es la comida más importante del día. Así que dedicar tiempo a preparar un desayuno rico, saludable y, por qué no, diferente al resto de la semana será muy favorable para el cuerpo y la mente. Y ya que nos ponemos a preparar un desayuno tardío podemos aprovechar para juntarlo con una comida temprana y hacer un brunch completito.

domingo en casa

3. Los horarios los pones tú

El objetivo de un día como hoy es disfrutar de un día tranquilo en casa. Nada de liarse a poner lavadoras, sacar el polvo, planchar… Olvidar las tareas que generan estrés durante la semana será lo mejor que podemos hacer. Recuerda: hoy toca descansar.

4. Maratón de series + palomitas

“Venga, uno más y ya” ¿te suena esta frase? Hay series que enganchan… Y a los seriéfilos les cuesta ver solamente un único capítulo. Nos hacen reír, llorar, sufrir… y no podemos esperar al próximo capítulo. No pasa nada, el domingo está para eso. Además, es un hecho: adoramos el postureo en el trabajo. ¡Todo son ventajas!

5. La siesta es sagrada

Está demostrado que dormir unos 10-20 minutos puede ayudarnos a que estemos más descansados y relajados por la tarde e, incluso, ayudarnos a conciliar el sueño por la noche y facilitando que sea reparador. ¡Practica el napping!

salón nórdico

6. Vencer la tentación de salir a la calle

En serio, no debemos caer en la tentación. Al salir a la calle, corremos el peligro de liarnos a hacer planes, quedar con amigos, estresarnos (es habitual llegar tarde) o desesperarnos por la larga cola del cine. Recuerda: el día de hoy lo dedicamos a descansar cuerpo y mente

7. Yoga

Hoy no cuentan las series de abdominales tradicionales. Bastan dos posturas de pilates y una de yoga para tonificar el abdomen. El resultado: relajación, reequilibrio y tonificación. ¡Todo en uno y en menos tiempo!

8. Sesión de belleza

Aplicarse una mascarilla facial, exfoliarse la piel, relajarse en un baño caliente…15 minutos serán suficientes para mejorar nuestro estado de bienestar y nuestra piel. Suena bien, ¿verdad?

baño nórdico

9. Organizar la semana

Para aquellos que no quieren estresarse durante la semana, se recomienda aprovechar el domingo por la tarde para responder algunos emails acumulados o anotar los planes próximos. Podemos incluso empezar a trazar una hoja de ruta para las vacaciones.

10. Hacer un “detox” digital

También lo sabemos: las redes sociales enganchan. Por esta razón, domingo es el mejor día para hacer una desconexión total. Al final del día te darás cuentas que se puede sobrevivir sin el móvil (o al menos durante unas horas).

Ariadna Capdevila

Offline