El método del orden de Marie Kondo

Todos somos conscientes del bienestar que una casa ordenada produce en nuestra vida y nuestra mente. Sin embargo, por mucho empeño que pongamos, esta armonía suele durar poco. La japonesa Marie Kondo se ha convertido en un fenómeno superventas gracias a su revolucionario y eficaz sistema para mantener ese orden de forma definitiva.  Analizamos su libro ‘La magia del orden. Herramientas para ordenar tu casa… ¡y tu vida!’ (Aguilar, 2014) para dar con las claves de esta filosofía.

Marie Kondo_WESTWING MAGAZINE_1
Marie Kondo se ha convertido en un éxito superventas con su libro ‘La magia del orden’.

La gurú del orden

Esta joven experta en organización lleva casi cuatro millones de libros vendidos y la revista Times la ha incluido en su lista de las 100 personas más influyentes del mundo en 2015.  Kondo asegura que desde pequeña vivía obsesionada con el orden. Empezó a leer revistas de decoración con 5 años y con 15 se dedicó a estudiar seriamente el arte del orden y la organización. Ahora es consultora y se dedica a visitar casas y oficinas para aconsejar a quienes tienen dificultades para poner este deseo en práctica. Después de seguir muchos métodos de organización, ha llegado a la conclusión de que la conciencia y la perspectiva de una persona sobre su propio estilo de vida es mucho más importante que cualquier habilidad para clasificar o almacenar. El orden depende de valores personales sobre cómo desea uno vivir.

Efecto rebote

¿Cuál es el primer problema que surge cuando empezamos a ordenar? Para muchos es el almacenamiento, pero para la consultora del orden esa palabra esconde una trampa: cuando almacenamos creamos la ilusión de un cierto orden, pero lo que en realidad hacemos es ocultar cosas que realmente no necesitamos en un armario, en un cajón o una estantería. Tarde o temprano esas unidades de almacenaje se llenan y el caos vuelve a empezar. A eso Kondo le llama efecto rebote. Por este motivo, para ella, la organización empieza por la eliminación. Marie Kondo cuenta en su libro que ningún cliente suyo ha vuelto al desorden después de aplicar su método

El método Konmari

El pilar fundamental del método Konmari (nombre que procede de jugar con las letras de su nombre y apellido) se basa en desechar y conservar solo lo imprescindible y que nos hace felices. Algo que, según apunta, debe hacerse de una sola vez y sin dejarlo a la mitad.

Cuando organizas tu espacio por completo, transformas el escenario que te rodea y el cambio es tan profundo que sentirás que vives en un espacio distinto

Si guardamos las mismas cosas en varios lugares de la casa y nos ponemos a organizar cada lugar por separado, nunca podremos conocer el volumen total de cosas que poseemos y y no terminaremos de organizarlas nunca. Para romper con esta espiral negativa, el método recomienda organizar por categorías, no por ubicaciones. Por lo tanto, debemos hacer una labor de investigación por toda la casa y juntar todo lo que tengamos de la misma categoría: primero la ropa, continuando con los libros, los papeles, objetos varios, a los que ella denomina komono, y terminando con los objetos sentimentales. Con cada categoría deberás hacer lo mismo: deja todos los objetos en un montón en el suelo para escoger uno a uno qué es lo que quieres conservar.

¿Te hace feliz?

Lejos de elegir a partir de un criterio de uso o función, para esta japonesa lo más importante es decidir según del grado de felicidad que nos produce cada objeto. Hay que coger cada prenda una a una para determinar qué sentimiento genera y, si la desechamos, agradecerle el servicio que nos ha proporcionado. De esta manera conseguiremos mantener nuestra conciencia más tranquila ante la ansiedad que produce el deshacernos de nuestras pertenencias.

Marie Kondo_WESTWING MAGAZINE_4
El truco para guardar la ropa en los cajones es hacerlo de forma vertical, de esta manera podremos ver de un vistazo todo lo que tenemos.

Trucos para guardar

Después del proceso de selección, Kondo ofrece varios consejos y trucos para ordenar las cosas con mayor eficiencia. Por ejemplo, para la ropa, recomienda dividir las prendas en subcategorías:

-Camisas, blusas, suéteres…
-Pantalones, faldas, etc
-Ropa para colgar (chaquetas, abrigos, trajes)
-Calcetines
-Ropa interior
-Bolsos de mano
-Accesorios_ bufandas, cinturones, sombreros…
-Ropa para actividades espefícicas
-Zapatos

Para Kondo es mucho mejor doblar la ropa a colgarla porque con un sencillo método podremos localizarla de un vistazo en el cajón. La clave está en guardar la ropa en vertical y no en horizontal. Hay que hacer varios pliegues en la ropa para que consiga consistencia y pueda sostenerse de forma vertical. Así, cuando abramos el cajón lo tendremos siempre todo a la vista.

En cuanto a la ropa para colgar, Kondo recomienda organizarla en el armario en función de su peso visual: las prendas pesadas en el lado izquierdo y las ligeras en el derecho. La idea es poder abrir el armario con orgullo y no sentirte avergonzado si alguien lo ve. Un consejo en este sentido es decorarlo con cosas que nos proporcionen emoción. Carteles, fotos, adornos… así lo convertirás en tu paraíso privado.

Marie Kondo_WESTWING MAGAZINE_3
Para poder guardar la ropa en vertical, hay que hacer varios pliegues a la ropa de forma que coja una consistencia suficiente para que se sostenga.

Una de las pocas cosas que esta experta en organización recomienda comprar es una cómoda para poder tener toda la ropa de temporada y fuera de temporada a mano. Y es que si cada estación guardas y sacas la ropa de temporada de cajas de plástico, además de perder mucho tiempo, puedes olvidar algunas de las cosas que tienes y corres el riesgo de que pasen de moda o vuelvas a comprar algo similar.

Marie Kondo_WESTWING MAGAZINE_2
Guardar la ropa de forma vertical nos permite ver de un vistazo todo lo que tenemos en el cajón.

La reina de las cajas

Sin duda el objeto más práctico para almacenar según este método son las cajas a las que Kondo les da usos infinitos. Para guardar calcetines y medias dentro de las cajoneras, en el baño para guardar las botellas de champú, en la cocina para mantener juntos los utensilios…. Además, las tapas también pueden usarse como bandeja, por ejemplo, para poner las especias en la alacena. Eso sí, tienen que se cuadradas o rectangulares, ya que las redondas desperdician espacio.

Marie Kondo_WESTWING MAGAZINE_5
Es importante imaginar cómo sería tener una estantería llena solo de libros que te encantan a la hora de escoger qué libros quedarnos.

Libros: algún día significa nunca

A la hora de elegir qué libros queremos conservar  hay que seguir el mismo método que la ropa. Es importante coger cada ejemplar para descubrir si se siente placer o no cuando lo tocas e imaginar cómo sería tener una estantería llena solo de libros que te encantan. Los libros no leídos son muy difíciles de desechar, pero para Kondo, “algún día significa nunca. Los libros tienen su momento”, afirma. Además, la experta señala que sus clientes le dicen que tener menos libros en realidad ha incrementado el impacto de la información que leen.

Papeles problemáticos

La política de esta consultora a la hora de desechar papeles es deshacerse de todos. Manuales de electrodomésticos, extractos de tarjetas, nóminas, talonarios… Hoy en día hay mucha información que podemos obtener en internet. Los pocos papeles que no nos queda más remedio conservar hay que agruparlos en dos categorías: papeles que hay que tener a mano (contratos, hipotectas, etc) y cosas pendientes (facturas, citas, etc).

La casa de tus padres no es un almacén

Poner las cosas en orden también significa poner tu pasado en orden. Es como reajustar la vida y saldar cuentas para dar el siguiente paso adelante. Para Marie Kondo, trasladar objetos a la casa de un familiar no hace más que pasar el problema. Además la experta en orden recalca mucho otro punto: No dejes que nadie te vea nunca cuando aplicas el método Konmari, ya que te pueden hacer sentir culpable por las cosas que deshechas y el método acabaría fracasando.

Nuria Gutiérrez

Offline