Un fin de semana en Niza

A pocos minutos de la estación de tren nos aguarda un palacete en el que el exotismo y el esplendor de la decoración nos transporta a las expediciones de tiempos pasados. El hotel boutique Villa Bougainville es el destino ideal para unas vacaciones en la capital de la Costa Azul, ¿nos acompañas?

Hotel Villa Bougainville vestíbulo

Hotel Villa Bougainville, único en su especie

El interior del Villa Bougainville rinde tributo a los viajes científicos del navegante Louis Antoine de Bougainville, un militar amante de la botánica y que vivió durante el siglo de las luces. Tras la fachada Belle Époque, característica del barrio de los Músicos en el que se encuentra el hotel, nos recibe el vestíbulo que evoca el atractivo ambiente de los países tropicales.

Hotel Villa Bougainville comedor

Las paredes turquesas y decoradas con pájaros tropicales o con grabados de plantas se convierten en el fondo perfecto de estas luminosas estancias llena de curiosidades, tesoros reciclados y muebles de diseño y de inspiración vintage. Una atmósfera que nos envuelve desde el primer instante y a la que la humedad del aire dota de mayor realismo.

Hotel Villa Bougainville habitación azul

 

Hotel Villa Bougainville dormitorio grande

Bienvenidos al Trópico

El viaje se prolonga a través de las 46 habitaciones de la Villa Bougainville en las que el azul y el color óxido de las paredes combina perfectamente con el suntuoso papel pintado con estampados tropicales. Los muebles, fabricados en ratán o maderas exóticas, realzan el encanto de esta caótica distribución con espíritu naturalista.

Hotel Villa Bougainville escritorio de madera

La luz proveniente del exterior se cuela por las persianas y junto con los focos de luz adicionales ilumina la sala creando una atmósfera relajante en la que resguardarnos del abrasador sol mediterráneo. Los rayos se alargan hasta el baño de estilo retro y con ducha italiana.

Hotel Villa Bougainville detalles

Ideas únicas

El papel pintado llena de ritmo y poesía la habitación al formar parte del divertido cabecero de corte asimétrico o al crear una ventana de fantasía en el plafón del techo. El ratán de las sillas, las lámparas y los marcos de los espejos confluye con armonía en este escenario vintage y exótico. ¿Preparados para la aventura?

Créditos: Hotel Villa Bougainville

Gema Blanco

Offline