Jardines Majorelle: el paraíso azul de Marrakech

Los Jardines Majorelle son una de las joyas que esconde la ciudad de Marrakech. Se trata de un espléndido jardín botánico de alrededor de una hectárea. Un oasis tropical que recibe el nombre de su fundador, el pintor francés Jacques Majorelle, autor de este jardín privado y de inspiración árabe que se abrió al público en 1947. Descubre la fascinante historia de este jardín que sigue seduciendo a miles de visitantes cada año.

westwing-jardin-majorelle-4

Su creación

En 1919 el pintor Jacques Majorelle estableció su residencia en la Medina de Marrakech. Atraído por la ciudad y su cultura, el artista compró un palmeral situado por aquel entonces en los límites de la ciudad. Aquí es donde decidió montar su estudio y construir su villa donde podemos observar una mezcla de estilo art decó e inspiración árabe.

westwing-jardin-majorelle

Además de pintor, Majorelle era un gran entusiasta del mundo botánico y fue creando poco a poco un frondoso jardín tropical alrededor de su casa, un oasis lleno de color y frescor con centenares de plantas exóticas y especies raras que solía encontrar en sus múltiples viajes.

westwing-jardin-majorelle-2

 

westwing-jardin-majorelle-7

En 1937 el pintor crea un intenso azul ultramarino del cual el jardín recibe su nombre. Es entonces cuando decide pintar en Azul Majorelle la fachada de su casa y el muro que rodea el jardín. Nace así este oasis azul. Cactus, yucas, buganvillas, aloe veras, agaves y flores de loto en este fantástico jardín del Edén, un auténtico cuadro en vivo lleno de formas y colores donde acuden a refugiarse y a juguetear centenares de pájaros. Para completar el conjunto, el jardín cuenta con fuentes, pequeños estanques y pérgolas para el descanso.

westwing-jardin-majorelle-6
Jacques Majorelle: “Un jardín impresionista”

El hombre que pasó más de 40 años contruyendo este magnífico y suntuoso jardín, tuvo que volver a Francia después de sufrir un accidente. Majorelle murió sin volver a ver este paraíso en azul y  verde. Sin lugar a dudas, los Jardines Majorelle fueron una de sus mejores obras. Tras su muerte, este espacio estuvo abandonado durante algunos años.

westwing-jardin-majorelle-1

Renacimiento del paraíso Majorelle

Fue ya en los años 60, cuando tras la visita a Marrakech del diseñador Yves Saint Laurent y su pareja Pierre Bergé, ambos se quedaron prendados de la belleza de este lugar que, por aquel entonces, se veía amenazado por la construcción de un complejo hotelero. Por este motivo, decidieron hacerse con él en 1980.

westwing-jardin-majorelle-3

El diseñador de moda y el ejecutivo llevaron a cabo varias obras de restauración para devolverle a este espacio su antiguo esplendor. Así, transformaron el estudio del pintor en un museo bereber donde expusieron las obras de arte que ambos coleccionaban. La casa fue utiliza como su vivienda durante sus visitas a Marrakech. Tras la muerte de Yves Saint Laurent, su pareja diseminó sus cenizas en la rosaleda y le erigió un monumento a su memoria.

westwing-jardin-majorelle-5

Los Jardines Majorelle son actualmente uno de los lugares más visitados de la ciudad y de todo Marruecos. Este oasis en medio del desierto cuenta con una veintena de trabajadores que cada día cuidan de las más de 300 especies de plantas que aquí se conservan. ¡Déjate llevar por el encanto de esta maravilla natural!

Créditos: Living4Media / Getty Images / Shutterstock

Iciar Iglesias