La guía definitiva del champán

“El champán es uno de los extras elegantes de la vida”. Con esta sencilla frase, el autor Charles Dickens resume la esencia de esta espumosa bebida. Servirlo y acompañarlo es todo un arte y para ayudarnos a conseguirlo contamos con los consejos del periodista y escritor Jordi Melendo, experto en el mundo del champán. Te presentamos las claves para el brindis perfecto con el que triunfarás estas fiestas de Navidad. ¡Chinchín!

Los tipos de champán

la-guia-definitiva-del-champan1

Autor del primer libro sobre champán redactado en español y ganador de diversos premios del sector, Jordi Melendo nos explica los secretos de esta bebida. Pero, antes de nada, debemos tener en cuenta que existe una amplia variedad.

La diversidad es tan impresionante que a quien no le gusta el champán es porque no ha encontrado el suyo

Jordi Melendo, periodista especializado en vinos

Existen más de 5.000 productores de esta bebida y cada uno de ellos con diferentes versiones. Champán elaborado con una sola uva de las tres principales que son chardonnay, pinot noir y meunier, o con una mezcla de ellas. Pero también diferentes tipos de elaboración de los vinos base, que pueden ser en depósitos de acero inoxidable o cemento, barricas o fudres de roble…

El maridaje perfecto

El champán es el único vino que puede acompañar todo un ágape. Desde el aperitivo hasta el postre. Algo que no sería posible con un vino blanco, tinto o rosado. “Muchas veces la mezcla de diferentes vinos puede provocarnos cierto malestar, en cambio un solo vino durante toda la comida puede resultar más digerible”, recomienda Jordi.

Esta espumosa bebida tiene la virtud de maridar con todo. “En ocasiones especiales me encanta el maridaje de champán con vieiras, si pueden ser a la plancha.” Para el aperitivo, Jordi nos recomienda un buen Blanc de Blancs por su finura, un Blanc de Noirs para las comidas principales, por su potencia y vinosidad, y un Rosé para los momentos íntimos.

La temperatura ideal

la-guia-definitiva-del-champan2

La temperatura es fundamental para apreciar todo el sabor de esta bebida espirituosa. Jordi nos sugiere degustar un Brut a una temperatura de entre 8 y 10 grados. Mientras que un champán más potente y vinoso lo podemos tomar hasta un máximo de 12 grados.

El buen champán se puede servir a 8 grados. A medida que se vaya calentando ganará en sabor

Jordi Melendo, periodista especializado en vinos

¿Y qué podemos hacer si hemos olvidado meter la botella en la nevera y los invitados están a punto de llegar? Para Jordi, el método de enfriamiento más efectivo es añadir sal en la cubitera llena de agua y cubitos de hielo. El congelador no es aconsejable, ya que el enfriamiento tiene que ser lento. Lo ideal es la nevera. “Ante un imprevisto, en más de una ocasión he enfriado una botella en el congelador, aunque sea un pecado”, reconoce Jordi.

Qué copa escoger

Históricamente existen las copas Madame Pompadour o Maria Antonieta que se correspondían con el tamaño de uno de los senos de estos personajes de la historia francesa.  Después se pasó a la moda de las copas tipo flauta, demasiado estrechas, que son las que se suelen utilizar en las bodas. Jordi nos recomienda una copa más ancha, ya que su diseño potencia el sabor y el aroma de esta bebida.

Actualmente se recomienda una copa más ancha para que esta bebida pueda expresar todo su potencial aromático

Jordi Melendo, periodista especializado en vinos

Cuestión de protocolo

Según Jordi, si la copa es la adecuada y el champán tiene calidad, lo menos importante es el modo de servirlo. Aunque se recomienda inclinar un poco la copa para que la burbuja no caiga bruscamente y pueda mantener su finura. Hay que servir siempre primero a los invitados, por el lado derecho del comensal y para evitar que la botella gotee hay que girar la muñeca suavemente.

Algunos trucos a tener en cuenta

la-guia-definitiva-del-champan3

Tenemos un buen champán, unas copas elegantes y una mesa bien decorada y ahora se acerca el momento de abrir la botella. ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? Jordi nos recomienda quitar la cápsula y el bozal, y girar el tapón suavemente, no la botella, sin dejar que llegue a explotar de modo natural. Hay que mimar a un vino que ha pasado años encerrado en una botella.

Otra pregunta que nos suele surgir es cuánto tiempo puede aguantar esta bebida, una vez abierta. Jordi nos recuerda que el champán es un vino efervescente. Esto limita su vida una vez que la botella está abierta. Es decir, lo mejor es acabarla cuanto antes.

Cristina García