Preciosa Maison&Objet

Este septiembre hemos vuelto de Maison&Objet cargados de ideas preciosas. Y es que en esta prestigiosa feria de decoración parisina, una de las más importantes de toda Europa, hemos podido descubrir nuevas tendencias sorprendentes. Las vimos, las tocamos, ahora te las explicamos… y pronto las tendrás en Westwing.

Maison&Objet-Westwing-Magazine 1

Cada temporada, el Observatorio de Maison&Objet analiza los nuevos hábitos de consumo para definir el tema sobre el que girarán las nuevas tendencias en decoración. En esta última edición nos ha invitado a “hincar el diente” a la preciosa manzana que reencarna su nuevo lema: PRECIOUS. Artistas, artesanos y diseñadores reinventan las reglas de la opulencia y una estética post-bling-bling rinde homenaje a la magia del oro, al reflejo brillante de los espejos y a la delicada fragilidad del cristal. Muebles con forma de diamante, espejos-joya, lámparas de cristal… Y una se pregunta… ¿Cuál será el próximo lujo? ¿Qué será lo realmente precioso?¿Algo inmaterial? El tiempo… El espacio… O la vida… que no tiene precio.

Maison&Objet-Westwing-Magazine 2

Preciosidades

PRECIOUS nos sugiere piedras talladas y materiales en bruto transformados en joyas por la mano del hombre. Pero la palabra también reivindica rareza, precisión, misterio… Y es que lo precioso supone siempre algo delicado, brillante, bello… Del hipermaterialismo a la fragilidad extrema, de la piedra al cristal, el camino hacia la preciosidad es maravilloso. Y en ese camino nos encontramos un sinfín de piezas realizadas en mármol, metal y cristal.

Maison&Objet-Westwing-Magazine 3

El oro: el nuevo negro

La decoración de este año va en busca de El Dorado. Brillante, poderoso, cálido y lujoso, este clásico entre los clásicos ha venido para quedarse. Pasear por la prestigiosa feria francesa Maison&Objet fue sortear lámparas, candeleros, jarrones, vajillas, cuberterías o incluso muebles dorados que relucían entre pieles de colores y muebles de corte escandinavo. La ostentación y el atrevimiento parecen hacer frente hoy a la naturalidad que reinó (y sigue haciéndolo) la temporada pasada. Si la moda ha recuperado brillos como el lúrex o el lamé, los interiores relucen más que nunca gracias a la calidez dorada de este metal. Lo verás en lámparas, candelabros, accesorios y en muebles en forma de frágiles varillas sujetando mesas y sillas.

Maison&Objet-Westwing-Magazine 4

Bombilla-lámpara

La bombilla de filamentos ha entrado tan fuerte en la iluminación que ha desbancado a las lámparas en sí mismas. Ya no son las pantallas las protagonistas, sino la bombilla. Pero ojo, no penséis que es una bombilla cualquiera. La que se lleva es redonda, con un aire retro y muchos filamentos. A tanto llega su presencia que el diseño de las pantallas de las lámparas de techo se ha rendido totalmente a sus encantos y los muestra sin ningún reparo. Así, las pantallas ahora se han vuelto de cristal transparente o lucen semicubiertas por espaciadas varillas de metal en forma de diamante. Otras veces, las pantallas simplemente desaparecen para dejar total protagonismo a la bombilla. Lo simple vuelve a ser bello. Un lujo.

Maison&Objet-Westwing-Magazine 5

Múltiples facetas

Como si se tratara de facetas de diamantes, los espejos vuelven a la palestra de la decoración. Piezas clásicas imprescindibles en cualquier interior, los hemos visto en su mejor momento en esta edición de Maison&Objet. Estaban enmarcados en oros barrocos, lucían simples o construían composiciones imposibles. Si quieres un must de temporada, no puede faltar el espejo.

Maison&Objet-Westwing-Magazine 6

Tiro al plato

Da igual que sea en cerámica o en porcelana. Los platos siguen siendo las estrellas de la decoración según Maison&Objet. Se pintan a mano, se ofrecen en parejas unidas por un estampado, decoran paredes, mesas, cocinas… Las mejores firmas buscan a artistas para que personalicen sus porcelanas (deliciosa la vajilla de Paola Navone para Wedgwood). Y es que la apuesta por el plato decorativo es acierto seguro. ¿Y dónde los lucimos? En la mesa para sorprender a los invitados observadores, en vitrinas como lo hacían nuestras abuelas o en la librería para deleitarnos con nuestra nueva adquisición.

Silvia Arenas