8 remedios contra la resaca

Si hay día del año en el que puedas tener resaca, ese es el 1 de enero. ¿Por qué? Pues seguramente porque la noche anterior la has celebrado como si no hubiera mañana, pero el problema es que sí lo hay. Por eso, salvo que tengas menos de 25, la sensación es una de las peores cosas que puedes experimentar y tampoco es la mejor forma de empezar el año. Pero que no cunda el pánico, tenemos ocho remedios para que al final tengas un día de lo más relajante.

Remedios caseros contra la resaca

1. La preparación lo es todo

Antes de salir de fiesta prepara un bowl de papaya aliñada con un poco de limón para merendar, cuantas más vitaminas mejor. Y además, nunca está de más tomar algo de magnesio para preparar el cuerpo para la fiesta.

2. Es el momento de beber agua    

Agua, agua y agua. Prepara varios litros de agua detox y métela en la nevera con unas rodajitas de limón o pepino para conseguir un sabor extra refrescante.

3. Comida preparada

Puede que tengas ganas de comer todo el tiempo, así que asegúrate de tener la nevera bien surtida. Haz la compra unos días antes y deja preparados tus platos preferidos y unas ensaladas de frutas.

4. Descansa

Deja la casa limpia y ordenada el día antes y crea una zona de relax en el salón con mantas y almohadas, así tendrás todo el día para relajarte.

5. Cine en casa

Elige una nueva serie de televisión o películas que quieras ver, y como compartir es vivir, invita a algunos amigos para disfrutar de este día perezoso juntos.

6. Cuídate

Aunque estés hecho unos zorros es el momento de cuidarte. Aplícate una mascarilla facial relajante y déjala actuar mientras ves la televisión. Si tienes los ojos hinchados, enfría unas cucharas en la nevera y póntelas sobre los párpados, será mano de santo.

7. Sal de paseo

Aunque te cueste levantarte del sofá, vete con alguien a dar un paseo. Será la mejor forma de despejar la cabeza y la siesta te sentará diez veces mejor, prometido.

8. Como pez en el agua

Uno de los remedios que más nos gustan es ir a nadar. Si no puedes ir a la playa o a la piscina, date una ducha en casa alternando agua fría y caliente, te sentirás como nuevo.

Créditos: Westwing Home&Living

Gema Blanco

Offline