Té con Artte

Nos adentramos en pleno Eixample barcelonés para conocer de primera mano el salón de té Artte, donde Mario Fradera, su ideólogo, nos espera con las puertas abiertas para descubrir este precioso espacio multicultural e instruirnos sobre el fascinante mundo del té. Apasionado por esta bebida ancestral, Mario ha recorrido mundo en busca de sabores tradicionales y exóticos con los que sorprender al paladar.

Té con Artte

¿Cómo definirías Artte?

Artte lo defino principalmente como un multiespacio, un contenedor de arte en estado puro. Está concebido para contener todas las disciplinas artísticas culturales y sociales de tendencia. Se puede pintar una pared que hay en la entrada de 5 metros en artes plásticas, se hacen proyecciones y video arte en el interior, hay actuaciones en vivo y multitud de eventos, desde microteatro hasta una fiesta funky, jazz e incluso música clásica.

A su vez es un salón de té, restaurante bistrot y terraza con un consumo de té muy elevado: hay casi un 70% de consumo de té frente al café, cuando la tendencia general es la inversa. La gente ha entendido que Artte es un salón de té y lo aprecia, porque hay muy pocos por aquí. También hay una zona dedicada a la venta de té con más de 70 variedades, además de rooibos e infusiones y complementos como tazas, teteras o libros.

Té con Artte 3

¿De dónde nace la idea de crear un espacio como este?

Esto es un proyecto que no nace de la noche a la mañana, lo he estado desarrollando durante 6 años. Surte de la unión de mis tres pasiones: el té, el arte y la hostelería. Sobre mi pasión por el té, llevo muchos años investigando, probando y buscando. En cuanto a mis inquietudes artísticas, viene de familia. Mi padre era pintor, artista y escultor, con lo que el arte está muy integrado en mi y quería que los artistas tuvieran un espacio donde expresarse, una especie de lienzo en blanco donde expresar sus ideas de la forma que mejor saben. Y sobre la hostelería, a pesar de que yo no soy cocinero, me gusta mucho. Hemos desarrollado un tipo de cocina, que sin ser vegetariana ni vegana (aunque hay oferta) hacemos una cocina un poco a la antigua usanza, de la abuela. Con sofritos lentos, preparados es a fuego lento y evitando en la medida de lo posible los rápidos. Se trata de una cocina más alcalina, mediterránea y de mercado que da lugar a una comida sabrosa que cae muy bien al estómago.

Té con Artte 3

¿Qué es lo que os distingue?

Sin duda, nuestra filosofía. Queremos que la gente se siente a gusto, cuidamos mucho a los cliente y mimamos mucho los detalles. Somos muy creativos, cosa que es evidente a simple vista, con lo que nos distinguen los detalles. Una cosa que he cuidado mucho y que me encanta esque todo el mundo se vaya con una sonrisa, y eso es fruto es la calidad de las actuaciones, del servicio y de lo que servimos. Reivindicamos que lo hacemos todo con mucho cariño. Es un espacio donde puedes pasar una mañana desayunando con música clásica, una tarde con música de jazz buenísima como una cena en compañía.

Una persona entra por primera vez a vuestro local, ¿cuál es la experiencia que os gustaría transmitirle?

En una primera visita es complicado, hay que dejar que la persona sienta. Le damos un apoyo si pregunta o necesita algo, siempre estamos dispuestos a ayudar. Pero cuando alguien viene a ver el local les dejamos que sientan e intenten entender el concepto, que disfruten. Si preguntan les damos la explicación, pero que disfruten, ese es el objetivo.

Té con Artte 2

¿Cuáles han sido los referentes y la fuente de inspiración a la hora de decorar cada ambiente?

Me había documentado sobre salones de té chinos, que tienen cientos de años y siempre incluyen un teatro. La idea base viene de allí. Luego visité el SoHo de Nueva York, donde me gustó el concepto de espacios grandes, abiertos y multidisciplinares, cosa que aquí todavía no se ha explitado demasiado. De la mezcla de los dos nació el estilo de Artte.

Lázaro rosa Violán ha sido el encargado de darle vida. Es un diseñador con una personalidad muy clara, pero lo que para mi fue un éxito es que él supo plasmar lo que yo quería: un espacio poco cargado, con mucha luz natural y en tonos claros. No solo lo interpretó bien, sino que además puso toda la calidad de su experiencia y lo hizo con una creatividad bestial. Además puso su firma en los baños, visita obligatoria, que para mi son de diez, fuera de serie.

Té con Artte 5

¿Cómo preparáis el té?

Cuidamos mucho el servicio del té pero lo hemos occidentalizado un poco. Los rituales tradicionales pueden ser muy largos. Cada té tiene su tiempo, su modo de preparación y su tetera. Dejamos un temporizador en la mesa para que la gente sepa cuándo debe servirse el té y le explicamos todo lo que necesita saber para poder degustarlo.

¿Cómo seleccionáis vuestra oferta de té?

Tenemos unas setenta variedades y la oferta es fruto de mi estudio personal y el de mi equipo. Tenemos una selección de lo que creo que pueden funcionar aquí y lo que más puede gustar a la gente, Desde tés verdes muy clásicos que son una delicia y son los más agradecidos, hasta el té negro Chai, un especiado de la india con leche que preparamos artesanalmente moliendo todas las especies con un mortero. Es nuestro té estrella.

¿Qué té recomendarías a un principante?

Para empezar lo haría con un darjeeling, que tiene un aroma floral muy especial, que no es demasiado sutil pero entra muy bien y puede tomarse con leche. O un verde sencha de Japón, que es una delicia. Son tés clásicos pero geniales para empezar. Si no les gustan los naturales, recomendaría un té aromatizado, que hay muchos. Son más densos para que el cambio de un café con leche a un té no fuera tan brusco.

Té con Artte 7

Preparar el té y servirlo es todo un ritual. ¿Cómo lo hacéis?

Los tés verdes buenos se sirven en teteras de barro que hacen en Yunnan, en China. Son porosas y absorben los taninos del té, creando una fina capa en la tetera que ayuda a que los tés sean más sabrosos. Es importante saber que una tetera jamás se tiene que lavar y siempre se use para el mismo tipo de té. La porcelana se recomienda para los tés negros ingleses y algunos chinos y los tés aromatizados y rooibos en teteras de hierro.

¿Cómo crees que debe tomarse un té?

De alguna manera el té siempre se ha vinculado a interiorizar, a estar con uno mismo. Cuando entras en Artte dejas de percibir el ruido de la calle. El té es algo para ti, para disfrutar. Es un pequeño ritual de mínimo 10 minutos en el que entras en contacto contigo mismo. Lo preparas tu, lo vuelcas, y si le falta un poco de tiempo vuelves a repetir el proceso. Es un regalo para ti mismo y cada uno debe hacérselo a su manera. Es tu ritual, tu espacio de tiempo y tu momento. Esto es lo que yo he experimentado y lo que me han enseñado en oriente. Es muy personal y constituye la gran diferencia entre el té y el café.

Té con Artte 8

¿Hacéis cursos de té?, ¿en qué consisten?

Hemos empezado hace poco a hacer cursos y por el momento solo estamos haciendo un primer nivel de iniciación. El curso se llama contrastes y el objetivo es ver y conocer los distintos tipos de té junto con sus olores y sabores. El té no es coger un saquito preparado y ponerlo en agua caliente, es mucho más que eso, por eso es interesante darlo a conocer para que la gente se vaya con una idea principal. Es imple, claro y práctico, ya que también enseñamos a servirlo correctamente, a conocer bien los tiempos, los tipos de teteras, como se cuida y como se almacena.

¿Algún otro proyecto en mente?

Próximamente pondremos una barra en la terraza especializada en zumos especiales y coctelería creativa, de autor. Todo elaborado con productos naturales, nuevos e innovadores. No hablamos de cócteles clásicos, aquí la creatividad manda.

Anna Diaz