5 ideas que faltan en tu decoración de verano

El verano es un momento para descansar, hacer un parón en nuestro ajetreado año y disfrutar de las cálidas temperaturas y el tiempo libre. Y llevar todas esas sensaciones a nuestra casa es posible. Westwing Magazine te propone cinco ideas originales de decoración para que tu interior luzca siempre un aspecto fresco y de lo más veraniego.

1. Los textiles importan

La manera más fácil de cambiar un interior sin llevar a cabo grandes empresas ni grandes gastos es cambiar los textiles. Cortinas, alfombras, mantelería y cojines son responsables de la impresión general del interior, por lo que para el verano se recomiendan tejidos naturales luminosos y de colores brillantes. Unos manteles de lino, unas cortinas en tonos claros y unas alfombras en materiales naturales también te asegurarán un ambiente lleno de frescura. Nuestros tonos favoritos para este verano: ¡los colores pastel intenso! ¿El toque maestro? Unos cojines decorativos con estampados llamativos.

2. Lleva el color a tu mesa

El verano es un tiempo para ir de picnic, hacer barbacoas y preparar comidas al aire libre con los amigos. Para que todo esto llegue a buen puerto y con estilo, no solo debemos prestarle atención al menú, sino también a la vajilla y platos que vamos a colocar para que el verano inunde también nuestra mesa. Piensa en conjuntos de platos de colores vivos y divertidos. Para los vasos, olvídate de los blancos o transparentes y ponles también colores intensos. Si quieres ser original sirve tus especialidades sobre una madera o una pieza de pizarra. Lo natural está de moda.

3. Flores y plantas

Outside inside o lo que es lo mismo: traer lo de fuera al interior de tu casa. Es una tendencia a la que no te vas a poder resistir. Las plantas son la mejor manera de decorar tu casa y de llevar color y frescura a todos tus espacios. Piensa en colocar plantas en todas las habitaciones, incluida la cocina. También es un imprescindible colocar varios ramos de flores silvestres para decorar la mesilla de noche o la mesa del comedor. Busca la sencillez en los jarrones y la sofisticación en los ramos.

4. La luz, un must

La iluminación para los atardeceres y las noches de verano es un elemento decorativo y además un creador de ambiente fundamental. No es lo mismo tomarse una copa de vino en la terraza a la luz de unas cálidas velas que hacerlo prácticamente a oscuras. Hazte con una luz original para iluminar tus noches veraniegas: cualquier tipo de farolillo quedará estupendo, luces de colores en guirnaldas o bien unas lámparas de papel de inspiración china. ¡Todo vale para dar una cálida luz a tu balcón o terraza! Si no dispones de una zona exterior en casa, puedes crearla en un rincón interior de tu casa.

5. Túmbate en la hamaca

Se trata de uno de los elementos más representativos del verano: es icono puro del descanso y la relajación. ¡Pon una hamaca en tu casa! Ya sea en el exterior o en el interior, las hamacas son tendencia y resultan perfectas para crear un estilo boho y desenfadado en cualquier espacio. Llena tu hamaca de coloridos y mullidos cojines llenos de estampados y no querrás levantarte de tu hamaca. ¡Descanso y relax más que asegurado!

Créditos: Living4Media

Iciar Iglesias

Offline