¡Bienvenido a la jungla!

Vitalista y fresco. Así es el último grito en diseño de interiores: la tendencia jungla urbana. Un estilo decorativo en el que las plantas tienen mucho que decir. Y es que el secreto para conseguir este look reside en combinar textiles con motivos tropicales con láminas de botánica y plantas de grandes hojas.

La llamada de la selva

Teniendo en cuenta el gran protagonismo de la vegetación en este estilo decorativo, no es de extrañar que los colores clave de este tipo de espacios sean las tonalidades típicas de la selva. Tonos de pieles de animales se entremezclan con verdes y azules profundos, amarillos, blancos y negros para dar lugar a una gama cromática bautizada por Pantone como Jungla Urbana. Un abanico de colores que según el propio catálogo de Pantone “transforma el caos de lo rústico en algo civilizado”.

Clase de botánica

Las plantas vuelven a postularse como protagonistas indiscutibles de la decoración de interiores. Especialmente las variedades carentes de floración, estrellas del estilo jungla urbana. Plantas de grandes hojas como la costilla de Adán, la philodendron, las aspidistras, los potos o las cintas brotan de maceteros de macramé, cerámica, cinc y fibras naturales para adueñarse de salones, comedores e incluso dormitorios. Aunque en este estilo decorativo también tienen cabida las plantas suculentas o crasas como los cactus que, aunados en terrarios, se han convertido en todo un must-have de la decoración.

Verde que te quiero verde

Los textiles son, junto con las plantas, los grandes protagonistas de la tendencia jungla urbana. Cojines, cortinas y plaids se visten con prints de follaje tropical para cubrir de verde todos y cada uno de los rincones de la casa. Y mientras que algunas paredes presumen de cuadros, láminas y tapices expertos en botánica, otras se recubren por completo con papeles pintados de estampado selvático.

Estefanía Pérez