Art de vivre

casaj_ms_1

Art de vivre: Segunda vida

Extravagante, oxidada y moderna. La anticuaria inglesa Josephine Ryan define así esta casa acogedora y austera ubicada en la Provenza francesa. Llena de piezas recicladas, cuenta historias por todos sus rincones. La butaca de cuero, semiforrada con un antiguo abrigo y tapizada con una sábana de lino, es una buena muestra de ello.

casaj_ms_2

Genialidades

Muebles de distintas procedencias y épocas se reúnen en este delicioso comedor. Alrededor de una mesa belga recuperada giran sillas suecas con respaldos ligeramente diferentes. Al fondo, un tríptico y una lámpara cuyo pie es un capitel de piedra del siglo XVIII. Una decoración muy simple pero cargada de carácter y personalidad.

casaj_ms_3

A la antigua

La cocina respeta la solera que se respira en toda la casa luciendo puertas de armario de castaño del siglo XVIII, cortadas a medida para que encajen. Integrada entre los muebles, una cocina de alta gama de la firma inglesa Mercury. La interiorista también juega con zonas sin frentes en los que quedan a la vista los utensilios de cocina.

casaj_ms_4

Buen mix

Frente a una pared de piedra vista, el blanco del suelo de parquet , la carpintería y el resto de paredes contrastan con suavidad. Una silla Emmanuelle blanca pone el toque romántico, junto con la colcha de algodón que cubre la cama, y las mesillas infunden cierto aire industrial. Una mezcla espléndida hecha con el mejor de los gustos.

casaj_ms_5

Work in progress

Sencillez absoluta y sensación de decoración inacabada. Con ese espíritu decora la interiorista autora de los libros French Home, Essentially French y Essentially Irish. En este dormitorio marca el estilo una mesa oxidada antigua, lámparas recicladas con remates de cortina, una cama con dosel de líneas sencillas y una simple bombilla como lámpara de techo.

casaj_ms_6

Espíritu monacal

Uno de los dormitorios sorprende por la hilera de camas, una solución perfecta para los niños. Sobre ellas, colchas con pompones de colores ponen el guiño divertido a un espacio austero y sobrio. Una alfombra de fibra vegetal une los pies de las camas y, como mesillas de noche, taburetes antiguos hallados en un mercadillo.

casaj_ms_7

Piezas escogidas

Todo en esta casa rezuma historia, ¡hasta la bañera antigua del baño! Para reforzar la austeridad de todo el ambiente, la interiorista ha jugado con una iluminación a base de candeleros y candelabros que enciende al atardecer. Entonces todo se vuelve mágico y uno parece teletransportarse a las antiguas mansiones de campo de antaño.

casaj_ms_8

Puesta en escena

En uno de los rincones del patio interior, la creatividad no puede ser más sorprendente. Además de los muebles de jardín antiguos y oxidados, una colección de velones. Nos llama la atención la corchera antigua que sirve de baranda en las escaleras y las pantallas de lámparas que adornan el murete. Pura imaginación.

casaj_ms_9

Cromática perfecta

Todo está pensado al detalle. Un fondo de colores neutros es perfecto para apostar por juegos cromáticos como el de la imagen, que combina cojines pistachos con un centro de mesa sencillísimo a base de carretes de hilo de seda. Las flores también entran en el coordinado de tonalidades con un verde en gama y un delicado contraste malva.

Fotos: © Montse Garriga

Silvia Arenas