Chinoiserie: un Oriente no tan lejano

Déjate seducir por el encanto y el misterio del lejano Oriente. El estilo chinoiserie te permitirá disfrutar en casa de antiguas tradiciones y delicados artículos hechos a mano que llenarán tus espacios de una exótica y acogedora atmósfera. Westwing Magazine te cuenta todos los secretos de este estilo tan especial.

Los orígenes de chinoiserie

Lo exótico y lo étnico siempre han atraído especialmente a las culturas occidentales. Ya en el siglo XVII en Europa hubo un increíble aumento de la popularidad del arte chino en todo lo referido a objetos y muebles. El término francés chinoiserie se propagó rápidamente para denominar a los artículos que imitaban la porcelana y la cerámica china, así como a los muebles con detalles dorados o decoración lacada.

Inglaterra, los Países Bajos, Portugal y Francia fueron los países donde la influencia china fue más evidente y fuerte. En las ciudades holandesas toda la cerámica inspirada en el estilo de la dinastía Ming alcanzó un gran éxito y, además, el monarca francés Luis XV fue un gran fan de todo el arte chinesco y el estilo rococó.
El sabor chino no solo conquistó los interiores, sino también los exteriores. Así, en los jardines y parques europeos más conocidos podemos ver todavía algunas pagodas. Tal es el caso de la hermosa construcción de Sir William Chambers en Kew Gardens en Londres, o la conocida Torre China, que se encuentra en el interior del Jardín Inglés de Múnich.

Chinoiserie en casa

Los muebles de este estilo pueden traer a tus espacios un encanto único ya que muchas son auténticas piezas de arte. Es interesante la combinación del estilo chinoiserie con piezas modernas: sus refinadas formas y colores harán que llame la atención en cualquier rincón de la casa.

Porcelana: belleza sin fin

Fina y delicada. La porcelana es el material perfecto para decorar tu casa de una manera única. Un jarrón de porcelana con adornos orientales será todo lo que necesitas para poner una nota especial en tu salón o en ese aparador que antes resultaba un poco aburrido.

Dragones, aves exóticas o plantas son los motivos decorativos típicos de estas piezas de porcelana. Entre los colores predominantes destacan el azul o el rojo, tonos que contrastan estupendamente con los blancos puros.

Mobiliario

El estilo Chinoiserie contiene secretos. Son elementos que llevan una carga de misterio y en cierta medida, algo mágicos, ya que consiguen evocar inmediatamente lejanas aventuras. El mobiliario del período de Ming se caracteriza por sus formas lineales, simples y esenciales, mientras que los inspirados en el período de Ching son más ricas en detalles y decoraciones.

La característica común del mobiliario de este look es su apuesta por la belleza de la madera, en color en su versión más natural, y la calidez que es capaz de impregnar a los espacios. Así, las más utilizadas son las de olmo, haya o sándalo rojo.

Créditos: Living4Media

Iciar Iglesias