Diseño atemporal: cuando un mueble es para siempre

No importa cuál sea tu estilo favorito siempre hay muebles y detalles decorativos que se adaptan a cualquier modelo de vivienda: ya sea una casa familiar en el campo, un loft o un apartamento moderno. Hay muebles que, como los diamantes, son para siempre y aquí te los vamos a presentar. Seis piezas que se han ganado el adjetivo de universales por su versatilidad y atemporal encanto.

westwing-diseño-atemporal-para siempre-collage

¿Cuándo un mueble se puede convertir en una pieza atemporal?

• Invirtiendo en muebles de alta calidad. Puede que tengas que pagar un poco más pero la inversión estará más que amortizada si vas a poder contar con ese mueble para siempre.
• Trata de evitar los extremos. No apuestes por muebles demasiado tradicionales o piezas excesivamente decorativas. Las líneas simples y sofisticadas son las que permanecen.
• Elige unos muebles con las medidas correctas. Nada excesivamente grande ni demasiado pequeño. En el término medio está la virtud.
• Colores contenidos. Recuerda que el blanco y el negro son los colores de siempre y para todo tipo de estilos.
• Huye de los estampados demasiado complejos. Es mejor elegir motivos geométricos o tejidos lisos.
• Recuerda que los acabados en madera o tapicerías de buena calidad se adaptan fácilmente a cualquier diseño de interiores.

westwing-diseño-atemporal-para-siempre-sillon-tapizado

Los must atemporales

1. Nada como un sillón tapizado. Tanto en una sala de estar pequeña como en un salón grande, un sillón es la mejor opción para descansar y relajarse. Además, puedes volver a tapizarlo cuando la tela se desgaste o creas que se ha pasado de moda.

westwing-diseño-atemporal-para-siempre-banco

2. ¡Nos encantan los bancos! Por sus múltiples usos y porque siempre le dan un encanto especial allí dónde los pongamos. Pueden servir como mesa de centro, como estantería para libros o accesorios varios. En un salón grande, un banco es la mesa auxiliar ideal y en la terraza o balcón es un imprescindible.

westwing-diseño-atemporal-para-siempre-otomana

3. Una otomana o banqueta es una pieza que siempre te va a sorprender por su fácil adaptación a todos los estilos. Hoy puede encajar en un espacio más masculino y mañana en un entorno shabby chic. Sus usos son también múltiples, puede ser una original alternativa a la mesa de café, un asiento adicional al lado de una cama o un taburete junto a un conjunto de sillas. Atemporal y siempre elegante.

westwing-diseño-atemporal-para-siempre-banqueta

4. ¿Cuál es el compañero perfecto en cualquier habitación? ¡Un taburete! De nuevo, un elemento versátil y atemporal que puede servir como asiento, mesa auxiliar o incluso mesilla de noche. Prueba a darle un aire boho y coloca unas velas sobre él para alegrar un rincón del baño. También la cocina resulta un espacio ideal para colocarlo con una cesta con frutas encima. Los tiempos cambian pero los taburetes permanecen.

westwing-diseño-atemporal-para-siempre-baul

5. El baúl de la abuela. Un espacio extraordinario para almacenaje de casi cualquier cosa. A los pies de la cama servirá como la perfecta descalzadora, además de ser el lugar ideal para guardar la ropa de cama o de baño. En el salón, el baúl le dará un aire colonial y puede convertirse en la mesa de centro ideal y en el centro de todas las miradas. Y si llega la hora de mudarse… el baúl se mudará contigo.

westwing-diseño-atemporal-para-siempre-sofá-dos

6. Un sofá de dos plazas. Es un elemento que queda decorativo por sí solo y también en un conjunto. Si es para una casa pequeña puede servir incluso como separador de ambientes y en un salón grande puedes combinarlo con dos butacas a los lados.

Créditos: Living4Media

Iciar Iglesias