El color relajado

El blanco es el color de la luz. Es limpio, oxigena y amplía el espacio. Por eso nos gusta. Por eso estamos enamorados de él. Es nuestro color.

decoración_blanco

El mejor decorado

En decoración el blanco es el escenario perfecto para poner sobre él lo que se quiera. Cualquier pieza, planta o detalle destacará como si se tratara de una escultura en una galería de arte. Pinta paredes y parquet en blanco y la casa te dará la vuelta ganando luz y limpieza.

decoración_blanco

Piezas blancas

¿Tienes paredes oscuras o suelos tostados? Juega con muebles en blanco. El contraste te aportará luminosidad y ligereza. A nosotros nos encanta el contraste con la madera. Es natural y envuelve la atmósfera de una relajante serenidad. Es la combinación perfecta si quieres ambientes tranquilos.

decoración_blanco

Mesas brillantes

La elegancia de una mesa totalmente blanca es indiscutible. El mantel blanco es símbolo de distinción y es un básico en los mejores restaurantes. En vajilla, el no color roba protagonismo a los colores vivos. En gastronomía los chefs apuestan por el plato impoluto que destaque su obra.

decoración_blanco

Noches frescas

En sábanas, plaids y mantas, el blanco es un comodín perfecto para cubrir camas, sofás y piezas durante el verano. Y es que en él rebota la luz y fluye por todo el espacio volviéndolo más fresco y ligero. Las texturas de los tejidos se hacen amables y la casa se relaja.

decoración_blanco

Toallas limpias

El color en las toallas y en los accesorios de baño ayuda a dar toques originales y vivos al ambiente. Sin embargo, unas toallas blancas son símbolo de limpieza y nitidez. Es el color que se usa en la mayor parte de hoteles de lujo para que los huéspedes sientan que estrenan las toallas.

Yaiza García