Fábrica de ideas

Fábrica de ideas

Los lofts siguen cautivando a propios y extraños. Espacios abiertos con cierto espíritu bohemio, su decoración apuesta por las piezas de las antiguas fábricas.

estilo_industrial_1

Tipos duros

Si quieres montar tu propio loft o, al menos, dar un toque industrial a la cocina, al despacho o a un amplio salón, opta por los materiales nobles y rotundos que se veían en las antiguas fábricas del Soho neoyorquino. Hierro, madera, ladrillo, vigas, piezas con ruedas para facilitar la movilidad y amplios ventanales con cuarterones.

estilo_industrial_2

Dar en el blanco

La decoración vintage-industrial ha sido calificada muchas veces como “masculina”. La razón es el uso y abuso de materiales “duros” como el hierro y el acero. Sin embargo, existen recursos para suavizar un ambiente industrial y hacerlo un poco más femenino. Uno de ellos es pintar de blanco las paredes del ladrillo o el parquet del suelo, así como utilizar muebles de líneas muy simples en blanco. Otro, cuadros o pósters relacionados con la naturaleza o los animales.

estilo_industrial_3

Open mind

Para lograr un look loft es esencial que despejes los espacios. Piensa que los espacios abiertos evitan el almacenamiento gratuito, Si estás pensando en almacenar todos los libros que se te acumulan en la mesa, opta por estantes a media altura o altísimos siguiendo uno de los muros. Juega con pufs-baúles o bancos de almacenaje. En cuanto a los ventanales, intenta no vestirlos con cortinas y, si lo tienes que hacer para salvaguardar tu intimidad, recurre a los visillos.

estilo_industrial_4

Retro cool

Los complementos ayudan a bordar la decoración. Busca objetos vintage como unos sifones antiguos para la cocina, una balanza de una antigua tienda de ultramarinos o unas griferías retro. El resultado será una decoración vintage, con encanto y mucha personalidad.

Silvia Arenas