Las mantas de boda marroquí de Mina Abou Zahra

De la gastronomía al diseño, todos los trabajos de la holandesa Mina Abou Zahra tienen un punto en común: el amor por las diferentes culturas del mundo. Tanto, que desde 2012 ha convertido esta pasión en su propia firma de interiorismo: Abou Zahra, cuyas mantas de boda marroquí se han convertido en uno de los últimos must have decorativos. Hablamos con ella para descubrir por qué.

Viajera apasionada

Mina nos cuenta que fue a los 8 años cuando sintió la necesidad de hacer de su habitación en la modesta casa familia un lugar más especial. Al no contar con dinero, acudió a sus vecinos para recoger piezas viejas o que ya no utilizasen para reciclarlas. Con imaginación y el trabajo de sus propias manos comprobó que todo era posible.

Al finalizar sus estudios universitarios emprendió un revelador viaje por Marruecos y la sensación de libertad que Mina experimentó allí tuvo como resultado la expansión de sus intereses, gustos e incluso paladar.

mantas de boda marroquí

Transmitir lo aprendido

En 2012 Mina decidió crear su marca de decoración, Abou Zahara, y conectar así las culturas y peculiaridades que había descubierto en sus viajes. Nacía de este modo una original firma  que apuesta por la artesanía ancestral y materiales como la madera, el cobre, el mármol o la lana y el algodón.

“Mi curiosidad me llevó a conocer las infinitas historias de los artesanos de todo el mundo”, comenta Mina. Tradiciones, saberes y experiencias que finalmente ha logrado trasladar a Occidente en forma de piezas cargadas de personalidad y con las que podemos dar un toque único a la decoración de nuestras casas.

Mantas de boda marroquí

“La elaboración de las handira o mantas de boda marroquí es mágica”, explica Mina. Y es que estas piezas son el regalo que reciben las mujeres bereberes al casarse en la cordillera del Atlas, en el noroeste de África. Mantas que tejen el resto de mujeres de la tribu en un proceso de semanas o meses y durante el cual se reúnen para ofrecer a la futura esposa consejos y respuesta a sus dudas y miedos.

cordillera del atlas

Enamorada de Marruecos

Le preguntamos a Mina cómo son sus visitas a este país. “Me pierdo en mercados rurales, anticuarios y talleres y pregunto a las personas que encuentro allí sobre su trabajo, técnica e historia personal. Disfruto de la comida y visito a mucha gente, ya que lo importantes es que el contacto sea siempre íntimo y personal. Por eso cada viaje es también una oportunidad para conocerme a mi misma”.

 

La zona marroquí del desierto del Sahara es una de las favoritas de Mina. “Es un lugar donde te sientes pequeña y grande al mismo tiempo. Las impresionantes montañas del Atlas me aportan fuerza y vitalidad y la costa del sur de Marruecos me permite disfrutar de un paisaje rudo pero seductor”.

 

Yaiza García