Los 10 rincones más románticos de España

Si te faltan ideas para sorprender a tu pareja en un día especial o garantizar un momento romántico con ella, te proponemos 10 rincones de la geografía española que seguro que te sorprenderán. Hoteles, restaurantes, spas…. Lugares con aire romántico donde decir un te quiero suena espectacular. Unas vistas de ensueño, una decoración pensada con exquisito cuidado o un menú original… Y es que, a veces, una simple cena o una habitación puede convertirse en un recuerdo en pareja que nunca olvidaremos.

Casa Josephine es un alojamiento rural con una decoración ecléctica y fresca

1. Casa Josephine, La Rioja: Encanto rural chic

La palabra encantadora es la que mejor define esta casa rural de La Rioja. Con una decoración fresca y ecléctica, Casa Josephine es una vivienda familiar construida en Sorzano a finales del siglo XIX que ha sido rehabilitada siguiendo los movimientos de Arts & Crafts. ¿En qué consiste este movimiento? En el retorno a la artesanía, en que cada objeto tenga algo del pasado, pero adquiriendo un sentido elegante, por eso, siguiendo esta premisa, no es de extrañar que encontremos en este alojamiento piezas antiguas o con sello hand made que han dispuesto de forma desaparejada.

También nos sorprende que hayan conservado en las escaleras y en una de las plantas los suelos originales de baldosas hidráulicas procedentes de las antiguas manufacturas de Logroño. En este entorno rural chic es fácil que un pareja disfrute del slow life, ritmo lento y relajado, paseos por la naturaleza y a pocos kilómetros de distancia todas las maravillas de la región: paisajes de viñedos, restaurantes con estrellas Michelín o las bodegas de Frank Gehry y Calatrava.

Todo ello ha sido posible gracias al proyecto que emprendieron Ínigo y Rodrigo Aragón, que ponen a disposición del que quiera ese toque estilístico en su estudio de decoración situado en el mismo emplazamiento.

2. Es Cucons, Ibiza: Acento mediterráneo

Un pequeño pueblecito de Ibiza, Santa Agnés de Corona, alberga uno de los hoteles más románticos de la isla. Es Cucons es una magnífica casa payesa del año 1652 que está situada en un valle lleno de almendros. Se trata de un refugio mediterráneo para amantes de los interiorismos cuidados hasta el último detalle y para aquellas parejas que no se pueden decidir entre mar o montaña. Aquí lo tienen todo.

En la transformación de esta casa en hotel, las habitaciones y los antiguos corrales fueron reconvertidos en elegantes estancias, decoradas con un exquisito cuidado con muebles y antigüedades de estilo colonial, alfombras de Tánger y grandes y coloridos lienzos. La piedra, la cal y los incontables detalles decorativos que encontramos en Es Cucons, hacen de este lugar un entorno perfecto para amantes de la tranquilidad, el romanticismo y la naturaleza.

3. Hotel Urban, Madrid: Lujo vanguardista

Un plan perfecto para aquellas parejas que disfrutan de la arquitectura vanguardista y art decó es el hotel Urban Luxury 5 estrellas. En pleno centro de Madrid, junto al museo de El Prado, el Thyssen-Bornemisza y la Fundación Reina Sofía, encontramos este hotel Gran Lujo donde está asegurada una experiencia para recordar.

El Urban está construido sobre lo que fue la casa del duque de Rivas y está pensado para un público cosmopolita, al que le gusta cuidarse y sentirse cuidado. En el interior cohabitan alabastros, mármoles, paneles de teca tropical junto con acabados de acero y cristal y muebles de estilo oriental y piezas de arte asiático y africano. Incluso en las habitaciones, es curioso encontrar piezas de arte maya mezcladas con otras del moderno diseñador Philippe Starck. En definitiva, un hotel que combina encanto, modernidad y glamour perfecto para los amantes del lujo que huyen de la convencionalidad.

4. Aire de Barcelona: Oasis oriental

¿Hay algo más romántico que teletransportarse a un baño hamman por una tarde? Aire de Barcelona recupera la tradición del baño público árabe, heredero de las termas romanas, con un sorprendente espacio en el que encontramos una decoración exquisita en el mismísimo subsuelo de Barcelona. Este sorprendente spa está situado bajo las bóvedas de ladrillo de un antiguo almacén del Mercado del Born tras haber experimentado un delicado y cuidado proceso de restauración.

El centro se dedica a la cura y relajación de cuerpo y mente a través de métodos propios de los países orientales: masajes, velas, aromaterapia, baños calientes y fríos, silencio y oscuridad, alteración de la temperatura…Un ambiente íntimo y relajante, perfecto para disfrutar de unas horas en compañía de nuestra pareja.

5. El Vagón de Beni, Madrid: Cena en el Orient Express

Estamos en la localidad madrileña de Hoyo de Manzanares y un vagón parece esperar la orden de salida para iniciar un viaje a alguna parte. No se trata de ninguna estación de tren, aunque lo parezca, sino del restaurante El Vagón de Beni, una propuesta tan original como deliciosa que nos traslada en el tiempo para hacernos sentir que viajamos en uno de los míticos Wagons-Lits que recorrían Europa en a finales del siglo XIX.

La decoración es propia de una antigua estación de tren de los años 30 y, en medio, imponentes, dos viejos vagones con historia: un antiguo tren de madera noble de Renfe que hacía el servicio de correo a principios del siglo XX y un vagón de vía estrecha de 1890 donde viajó el mismísimo Alfonso XII durante una visita a Cataluña. Años de rehabilitación en el que se cuidó hasta el último detalle, como la iluminación y la vajilla han servido para evocar un viaje en el Orient Express durante una velada en pareja.

En el exterior de las locomotoras se recrea un pequeño apeadero de la época con placa y andén incluidos, donde se ha dispuesto una coqueta terraza. En ella podemos encontrar antigüedades como un reloj de estación y un semáforo para la salida de los trenes.

6. Les Hamaques, Gerona: Amor por la naturaleza

Llegar a Les Hamaques no es fácil. No hay ningún cartel que lo anuncie ni una señal que nos conduzca a su puerta. Eso es lo que convierte a este rincón escondido en medio del bello paisaje ampurdanés en un lugar encantador para disfrutar de un fin de semana romántico.

Paseando por la casa, la decoración sorprende por su mestizaje y su variedad de estilos, pero sobresale un espíritu claramente francés. Encontramos piezas vintage, muebles traídos de diferentes mercadillos de antigüedades y objetos de rabioso diseño como las lámparas de Ingo Maurer o Noguchi. Y todo ello convive con los diseños de Dominique y las recuperaciones a partir de antigüedades y piezas de brocanter a los que concede una segunda vida.

Toda la decoración de Les Hamaques respira amor por la naturaleza. La casa se abre a un jardín frondoso, apacible y tranquilo, donde sol y sombra se hacen guiños. En un refugio para la calma como este no es difícil que un escapada romántica acabe siendo una experiencia acogedora, relajante y auténtica.

Parador de Ronda, Málaga
El Parador de Ronda se ubica en un impresionante enclave, con vistas únicas sobre el Tajo, frente a una hendidura de 120 metros de profundidad

7. Parador de Ronda, Málaga: La belleza del abismo

En el centro de la ciudad de Ronda, en un enclave privilegiado, junto al emblemático Puente Nuevo de la ciudad, encontraréis este Parador en el que podréis disfrutar de unas vistas únicas, de altura. Y nunca mejor dicho, puesto que si nos asomamos a la ventana vemos, bajo nuestros pies, más de 120 metros de vacío sobre el río Guadalevín.

Amplitud y calidez definen los aspectos decorativos de este parador, que en su día fue la casa consistorial de Ronda. De ese edificio de 1761 lo único que se ha respetado ha sido la fachada. En su interior disfrutaréis de las tonalidades suaves que decoran sus amplias y luminosas habitaciones. Un hotel con encanto repleto de coquetos rincones diseñados por el interiorista Pascua Ortega para disfrutar de un fin de semana en pareja.

En el exterior, la romántica Ronda, una ciudad que viajeros como Washington Irving o Richard Ford tomaron como fuente de inspiración, mezclando la historia real con ficción, forjando la imagen romántica que aún tiene este paraje.

8. La Residencia, Mallorca: Mar y montaña

La Residencia se encuentra en situada en un encantador pueblo mallorquín, Deià, con unas magníficas vistas al transparente mar Mediterráneo y a la espectacular sierra Tramuntana. Un pueblo en que tuvieron su hogar famosos artistas y escritores como Robert Graves. El establecimiento consiste en varios edificios: una torre de vigilancia del siglo XIV y dos casas señoriales (Son Canals y Son Moragues), que datan de los siglos XVI y XVII.

Tanto interior como exterior de este hotel boutique se ha diseñado al estilo tradicional mallorquín con piezas y acabados de gran belleza. Gran parte del mobiliario son antigüedades, muchas locales, que crean una combinación muy armoniosa con el entorno. Diseñadas para complementar la arquitectura de la antigua casa señorial, cada habitación se ha decorado de forma exclusiva combinando materiales naturales y mobiliario tradicional con las comodidades modernas.

Hotel Mil Estrelles, Gerona
Las burbujas del Hotel Mil Estrelles presentan una decoración sencilla y sin pretensiones para romper con el estilo futurista

9. Hotel Mil Estrelles, Gerona: Burbuja de amor

Contemplar las estrellas y la luna, ver el amanecer o descubrir constelaciones sin salir de la cama y con un alto confort es posible. ¿Dónde? En una burbuja de amor. Un lugar idílico para vivir una escapada romántica con las estrellas como techo. Estamos hablando del hotel Mil Estrelles, una creativa e imaginativa propuesta en la localidad catalana de Borgonyà en la que cada habitación se ubica en sorprendentes burbujas de techo transparente que esconden camas con dosel.

El vanguardismo de este concepto sorprende con un interiorismo vintage exquisito, sencillo y sin pretensiones. El objetivo ha sido romper con el estilo futurista de las burbujas aportando calidez al espacio con un aire provenzal. Casiopea, Vega o Sirius son algunos de los nombres de las burbujas, hechas con materiales reciclables, con paredes translúcidas, baño independiente e incluso vestidor. Están situadas en parcelas de entre 120 y 420 metros cuadrados para que podáis disfrutar de esa sensación de absoluta libertad que experimentamos cuando nos perdemos en un cielo estrellado, sin ser vistos. Una experiencia única y diferente para llevar a cabo un viaje interno en pareja bajo la inmensidad del universo.

10. Cabañas en los árboles

Porque una escapada romántica no tiene porque significar lujo y opulencia. Uno de los grandes alicientes de pernoctar en una cabaña en este encantador rincón en Sant Hilari Sacalm, es la sensación de libertad e intimidad que ofrece. Un destino (solo) para dos. Y el canto de los pájaros. Y el murmullo de los secretos que esconde el bosque. Los amantes de la naturaleza podéis saborear los placeres de un exilio entre el follaje, y pernoctar en una cabaña de madera situada en el entramado de las ramas de un majestuoso árbol rodeado de una decoración rústica y donde el desayuno se sirve en las cabañas en una cesta a través de una polea.

Las cabañas están construidas entorno al tronco de un árbol, que constituye el eje de unos complejos circulares, y se accede a ellas mediante pasarelas sostenidas en el aire. En su interior encontramos muebles con acento rústico y una gran terraza donde pasar una romántica tarde en pareja.

El complejo de Cabañas en los Árboles se complementa con una casa rural próxima, la Masia Vileta, que cuenta con todos los servicios (duchas, comedor, salones y habitaciones), además de una gran piscina.

Nuria Gutiérrez