Mercadillos del mundo: en busca del tesoro

Los mercadillos son un verdadero núcleo potencial de tesoros vintage a precios muy asequibles y pasearse por ellos se ha convertido en un verdadero must cuando visitamos cualquier ciudad europea. París, Londres, Berlín, Ámsterdam… Acompáñanos en nuestra ruta deco por los mejores mercadillos del mundo.

Mercadillos del mundo

Por los siglos de los siglos

Los mercadillos al aire libre tienen una larga tradición. Hay ejemplos longevos como Els Encants Vells de Barcelona (siglo XIV) o el Rastro de Madrid (1740), que cuentan también con hermanos europeos como el tradicional mercado de las pulgas de Saint Ouen de París (finales del XIX) o el de Portobello de Londres (siglo XIX). Espacios callejeros que atraen a turistas y locales en busca de piezas interesantes a precios atractivos.

Mercadillos del mundo

Quien busca, encuentra

En los mercadillos uno puede encontrar de todo. Desde muebles vintage, piezas modernas de segunda mano, vajillas, cuberterías, cristalerías hasta todo tipo de objetos curiosos. Los amantes de las antigüedades disfrutan descubriendo piezas con mucha historia, pero también el público que busca algo relativamente “nuevo” lo puede encontrar. Se trata de buscar y no dudar. Si vuelves más tarde a por tu “joya”, seguramente no está.

Mercadillos del mundo

Cosas del chic

El mercado de las pulgas de París es uno de los más conocidos en la venta de objetos de segunda mano y antigüedades al aire libre. Y es que en la ciudad eterna, si rebuscas bien por sus mercadillos (también hay de brocantes y vide-greniers, muy parecidos a los rastros españoles), puedes hallar verdaderas joyas de ese buen gusto del que tanto hacen gala los franceses.

Mercadillos del mundo

Ruta de mercadillos europeos

Las pulgas en París y Portobello en Londres son los mercadillos de muebles más conocidos, pero hay otros muy interesantes en la vieja Europa que vale la pena visitar. En Bruselas no hay que perderse el mercadillo de la place du Grand Sablon, donde hay todo tipo de objetos de anticuario, porcelana antigua, objetos de plata, decoración rococó, etc. ¿Otros? El Ij Hallen de Ámsterdam, con ropa, muebles y todo tipo de objetos; el Mauerpark de Berlín, y el Plaine de Plainpalais de Ginebra, aunque el concepto de “precio asequible” de este último no es al que estamos acostumbrados los que venimos de fuera.

Silvia Arenas

Offline