Mi casa provenzal

Violetas, bordados, madera, piedra y hierba fresca. Todo esto y mucho más es la Provenza. Desde hace años, esta región situada al este de Francia, se ha convertido en uno de los lugares más visitados del país galo. Westwing Magazine te propone que traslades a tu casa el encanto provenzal de una manera sencilla y estilosa.

westwing-casa-provenzal-1

1. Alrededor de la mesa

Todos los estilos nostálgicos requieren elementos con historia. Si queremos crear un auténtico entorno provenzal lo primero que debemos hacer es recorrer algunos rastrillos o mercadillos y buscar en sus puestos una mesa con marcas del paso del tiempo o bien, rebuscar en los sótanos de nuestras abuelas, donde quizá encontremos una mesa de estas características. En la Provenza mucha vida gira en torno a una mesa grade, sólida y de madera. Un lugar de reunión para la familia y los amigos en torno a una suculenta comida y un buen vino.

westwing-casa-provenzal-2
westwing-casa-provenzal-3

2. Pátina, grietas y fisuras

Vigas de madera con aspecto desgastado, persianas rotundas, muebles cubiertos de una ligera pátina, superficies agrietadas y marcos con fisuras: todo esto le dará un aspecto único y auténtico a tu interior provenzal. Los materiales no ocultan su edad. Las telas ofrecen también un aire desgastado, ligero y suave, con tonalidades solo conseguidas por efecto del sol de la Provenza. Si tus muebles tienen un aspecto moderno, trata de envejecerlos dejando a la vista la madera.

westwing-casa-provenzal-4
westwing-casa-provenzal-6

3. Madera, piedra y hierro forjado

El dream team de los interiores provenzales. Un suelo y unos muebles de madera, estos últimos de color beige o blanco que nos traen la belleza de la Provenza a nuestros espacios. Junto con la madera envejecida encontramos la piedra, natural y sin esconder su rotundidad. Este interior no estaría completo sin una estructura de hierro forjado. Añade una cama, una lámpara de araña o algún candelabro. Un resultado único.

westwing-casa-provenzal-7

4. No solo violetas

Los tonos naturales de la madera y de la piedra se potencian con otros colores tradicionalmente asociados con la Provenza: el gris ceniza, los cremas, el azul o toda la gama de los violetas pálidos. También tienen su espacio en la paleta de colores provenzal los tonos cereza, ciruela y marrones pero siempre asegurándonos de que den ligeras notas. También podemos decantarnos por el blanco roto para que nuestras habitaciones parezcan como una vieja fotografía. Añade a este blanco, algunos toques de color lavanda.

westwing-casa-provenzal-8

5. El poder oculto de los detalles

Combinados como de manera casual, los accesorios y los elementos decorativos juegan un papel muy importante en el estilo provenzal. Aquí os dejamos algunos de los más significativos:

-Coloca en los jarrones o los platos pequeños ramitas de espliego u otras olorosas plantas campestres.
-Decora tus muebles con piezas de cerámica. En la cocina y en el baño no te olvides de los azulejos o de instalar una vieja cocina.
Flores y hierbas son un must. La lavanda es la imagen de la Provenza. Seca o fresca, no puede faltar para decorar y llenar de aroma tu casa.
-Cestas y bandejas de mimbre son protagonistas en los interiores provenzales.
-Cuando visites un mercadillo, hazte con alguna antigüedad o recuerdo que complemente el estilo. Elige tarros de cerámica, balanzas de pesas o viejas regaderas en latas de metal.

Créditos: Living4Media

Iciar Iglesias