No todos los nórdicos son iguales

El nórdico es un estilo decorativo que nos llega del norte y que siempre resulta acogedor. Un look en el que nunca falta una suave manta, una cálida luz, un confortable asiento o un accesorio en tonos relajados. Según el país en el que nos encontramos, este estilo puede variar. Los más conocidos son el nórdico sueco, el holandés y el finlandés. ¡Descúbrelos aquí!

El nórdico sueco

El estilo escandinavo más clásico surge de la tendencia sueca que se propagó rápidamente por el rey Gustavo III durante el siglo XVII. Se cuenta que tras la grave crisis financiera que sufrió el país la gente comenzó a sustituir la rica ornamentación de las casa por colores pastel y los suelos de mármol se cambiaron por la madera. De esta manera surgen tres normas básicas para esta tendencia:

-Elige colores blancos, grises, beiges y tonos apagados, así como unos contrastes suaves, que no llamen mucho la atención.

-Evita los materiales ostentosos y apuesta por los muebles de madera con un toque shabby.

-¡No recargues el espacio! Todo tiende a la sobriedad. Coloca una bonita lámpara de sobremesa o algún pequeño detalle en el alféizar de la ventana, pero procura que solo atraigan la atención por un instante.

El nórdico holandés

Al igual que en la pintura de Rembrandt o Vermeer, los interiores holandeses también confían mucho en la luz y en los colores. Una decoración funcional y ordenada que apuesta por un equilibrio perfecto entre la sencillez, las notas vintage y la elegancia palaciega.

-Se combinan los marrones, los grises difuminados, los negros y los verdes y naranjas apagados con unas paredes blanquísimas. Tonos encargados de crear una relajante atmósfera donde no pueden faltar unas buenas cortinas que permitan la entrada tenue de luz.

-El mate es el rey. Además, estos tonos juegan muy bien con la luz. Utiliza la pátina, la piedra y cuenta con el patrón de tablero de ajedrez.

-Una de las características más importantes de los interiores holandeses son las lámparas,  preferentemente como un conjunto de ellas o de gran tamaño.

El nórdico finlandés

En esta tendencia es donde los detalles juegan un papel fundamental. Un look más rústico y lleno de toques naturales y sencillos: motivos animales, estampados de flores simplificados y materiales inspirados en el norte. Si esta es tu tendencia del estilo nórdico, estas son las bases:

-El apego por lo natural lo puedes expresar a través de muebles de segunda mano y renovados, así como con el uso de materiales reciclados. Convierte tu espacio en un lugar único y ecológico.

-Tu casa o tus sofás serán perfectos para colocar una mantita de piel de borrego. ¡No puede faltar!

Créditos: Living4Media/Shutterstock

Iciar Iglesias

Offline