Nos gustan románticos

Sí, nos gustan románticos. Pero también naturales, sin artificios ni pomposidades. Y precisamente en busca de este tipo de espacios hemos ido hasta la Costa del Sol. A escasos kilómetros de Málaga se encuentra esta encantadora casa familiar en la que la decoración afrancesada convive a la perfección con el estilo rústico. 

romántico natural

Al fresco

Ideado como un espacio más de la casa, el porche cuenta con una pérgola de madera natural bajo la que protegerse del sol propio del litoral costasoleño. Unos frescos y ligeros sofás de mimbre embellecidos con un par de mullidos cojines de loneta completan este acogedor espacio ideal para disfrutar de soleadas tardes en familia.

romántico natural

Líneas afrancesadas

En el salón la femineidad que desprenden los muebles afrancesados contrasta con la masculinidad del rústico suelo de barro artesanal. Una rusticidad suavizada tanto por la sutileza de los contorneados acabados de la mesa de centro y el reposapiés como por los textiles elegidos para decorar esta habitación. Y es que la cortina de terciopelo con los cojines a juego y la velluda alfombra de lana que cubre el centro del espacio proporcionan una inigualable sensación de confort y calidez.

romántico natural

Materiales naturales

Con la finalidad de plasmar en el comedor el mismo equilibrio de ligereza que se respira en toda la casa, la decoración de este espacio se basada de nuevo en tonalidades neutras y materiales naturales como el ratán de las sillas o el lino de la mantelería. El toque romántico viene marcado por el gran chandelier que se erige sobre el centro de la mesa. Una pieza de reminiscencia palaciega que sin embargo concuerda a la perfección con el espíritu rústico imperante en toda la casa al estar fabricado en hierro de color tierra.

romántico natural

Tonalidades neutras

Amplia y luminosa, la cocina cuenta con una amplia isla central elaborada en el mismo mármol negro que se extiende por la encimera. Un material cuyo acabado en color marrón chocolate combina a la perfección con los muebles beige elegidos para el espacio y con el antepecho de azulejos artesanales blancos que se extienden por la zona de cocción.

romántico natural

Dulces sueños

Nuestra visita concluye en el dormitorio principal. Una estancia presidida sin duda alguna por el romántico dosel que engalana la cama. De nuevo los tejidos elaborados en fibras naturales –lino, organza y algodón- son los encargados de dulcificar el espacio con sus colores neutros y sus delicadas texturas. El toque personal viene en esta ocasión de la mano del cabecero delicadamente tallado en madera de teca.

Estefanía Pérez