Ruta por los mejores cafés de Viena

Nos trasladamos hasta la capital austríaca para descubrir la hospitalidad vienesa en uno de sus tesoros más emblemáticos: los clásicos y elegantes cafés que se reparten por la ciudad. Espacios alejados del bullicio donde disfrutar de la lectura del periódico o un buen libro junta a una humeante taza de café. Toda una tradición que escritores, artistas y compositores convirtieron en un ritual durante el cual reflexionar y debatir sobre la vida.

café central-viena

Café Central

La historia de este tradicional café se remonta más de 130 años atrás, cuando servía como punto de encuentro para destacados personales de las artes, la literatura, la política y la ciencia como Sigmund Freud, Arthur Schnitzler o Peter Altenberg. Muchos escritores famosos, como Franz Kafka, utilizaron el Café Central como taller creativo. Se trata de un edificio que originalmente ocupo la Bolsa de Viena, hasta que en 1876, los hermanos Pach abrieron una cafetería que ofrecía además la mejor cocina vienesa, repostería casera, música de piano en directo y una amplia gama de periódicos austriacos e internacionales.

Esquina Herrengasse / Strauchgasse, 1010 Viena.

café mozart-viena

Café Mozart

Situado en el corazón de la ciudad, frente a la Ópera Estatal, este legendario rinde homenaje al compositor desde el año 1929. Gracias a su ubicación, siempre ha conseguido reunir en su interior cantantes, directores y músicos. Además, Graham Greene escribió incluso su célebre novela “El tercer hombre” sentado en una de sus mesas e incluso, una escena de la película fue rodada aquí.

Albertina Platz, 2, 1010 Viena

café museum-viena

Café Museum

Ubicado muy cerca de la de la Academia de Bellas Artes y el Teatro de la Ópera Estatal, el interior de este café fue diseñado por el arquitecto Adolf Loos, quien optó por la sencillez en contraste con los recargados espacios de su misma época. Aquí se sintieron muy cómodos artistas como Gustav Klimt, escritores y compositores y en 1906 fue adquirido por la familia Pretscher y rediseñado por el diseñador de interiores Josef Zotti.

Operngasse 7 – Karlsplatz, 1010 Viena.

café goldegg-viena

Café Goldegg

Un verdadero hallazgo de tapicerías a base terciopelo verde en sofás y sillas, mesas de mármol, lámparas antiguas, mesas de billar y un reloj en el que el tiempo se ha detenido, al igual que en interior de este café. Al entrar uno siente inmediatamente haber retrocedido en el tiempo y es que este establecimiento fue inaugurado en 1910 y restaurado en los 80 y en 2008, aunque siempre conservando su estilo tradicional.
Argentinierstr, 49, Goldeggasse 1040 Viena.

café Schwarzenberg-viena

Café Schwarzenberg

En 1861, recién creada la avenida más bella de Europa, la Ringstrasse de Viena entre la ópera y el parque de la ciudad, este café abrió sus puertas, siendo el primero en hacerlo en este bulevar. Ofrecen especialidades tradicionales, alta repostería vienesa, una gran variedad de tés y eventos culturales regulares como exposiciones, conciertos y lecturas.

Kärntner Ring 17, 1010 Viena.

café sacher-viena

Café Sacher

Este famoso café pertenece al mismo hotel de 5 estrellas propiedad de Eduard Sacher, hijo del inventor de la deliciosa tarta Sacher, y fundado en 1876. El hotel rápidamente ganó fama en todo el mundo y se convirtió en un lugar de encuentro para aristócratas, comerciantes y políticos. La cafetería ofrece un ambiente elegante, con paredes cubiertas de damasco, techos de estuco brillante y acogedoras butacas rojas. Arreglos florales y candelabros de cristal añaden además el toque de opulencia y el glamour y en ella puedes degustar, además de tarta Sacher, pasteles y bocadillos típicos austriacos.

Hotel Sacher, Philharmonikerstr, 4, 1010 Viena.

café sacher-viena

Yaiza García