Tartán con historia

Cálido, colorido y fascinante: Westwing Magazine te propone un viaje a través de la historia del tartán, una de las tendencias con más tirón de este invierno.

westwing-tartan-cama

Tartán: ¿de dónde viene?

Los origenes del tartán están teñidos de encanto y leyenda. Este famoso estampado nació en Austria durante el medievo pero se hizo popular en Escocia como símbolo de su identidad nacional en los siglos XVII y XVIII. Este textil, que se realiza con hilos de diferentes colores que repiten de forma continuada un esquema de cuadros, fue usado por primera vez por las familias nobles escocesas. El kilt, la tradicional falda escocesa de tartán, se ha convertido en uno de los iconos de las Highlands, además de sus sobrios castillos, el whisky, las gaitas y sus escarpadas costas.

westwing-tartan-azules

La moda, los muebles, la música y diversas revoluciones culturales han sabido explotar la versatilidad de este elegante textil, que ha evolucionado desde su creación hasta nuestros días. Tras la II Guerra Mundial, el tartán hace su aparición estelar y se convierte en la estrella de las pasarelas: muchas actrices de Hollywood como Audrey Hepburn o Marlilyn Monroe aparecen vestidas con tartán. Durante los 80 fue una de las más destacadas tendencias y al comienzo de los 90, a ningún grunge que se precie le faltaba este estampado en su fondo de armario. El tartán era algo cool y alternativo. Actualmente, conocidos diseñadores como Ralph Lauren y Vivienne Westwood celebran la vuelta a la palestra de este patrón.

westwing-tartan-rojo-verde

Tartán, del clásico al real

En sus comienzos, el tartán tenía exclusivamente los colores blanco y negro. Solo más tarde y gracias al creciente número de tintes vegetales, se introdujeron el verde, el morado, grises y todas las tonalidades de azules, naranjas y amarillos.

Tartán clásico: cuadros verdes y azules y líneas en rojo.

Tartán formal: verde y azul sobre un fondo negro y con una casi imperceptible línea blanca.

Tartán real: rojo, verde y azul sobre un fondo blanco o bien, blanco y rojo sobre un fondo gris.

westwing-tartan-sillon

Tartán para una casa acogedora

El tartán es perfecto para crear un espacio cálido y acogedor en casa. Esta tela se adapta fácilmente a cualquier estilo de interior. Sus colores y patrones son perfectos para una casa de estilo country o un refugio en la montaña, pero también queda ideal en un interior nórdico. Siempre puedes elegir diferentes colores y texturas, dependiendo de la habitación.

En el salón puedes usar tartán para las fundas de los cojines y en las cortinas o incluso, puedes elegir este patrón para las alfombras y plaids que ponemos en nuestro sillón favorito para la lectura. Lo ideal es que la decoración en tartán se combine con muebles de tonos claros para que se cree una atmósfera agradable y que contraste con la fuerza de los colores del textil.

westwing-tartan-papel

Si quieres darle un toque innovador al suelo, siempre puedes colocar una alfombra de tartán de colores o bien en blanco y negro. ¿Y qué te parece como papel para la pared? Este material está de vuelta y es una de las tendencias para nuestras paredes durante este año.

Por último, siempre puedes llevar un poco de tartán a tu cocina a través de los paños, manteles, servilletas o ¡en el delantal!

En el salón, un sillón con su plaid de tartán te permitirá abrazar un invierno cálido y de lo más acogedor.

Créditos: Westwing Home&Living / Living4Media / Getty Images

Iciar Iglesias

Offline