Rodapies

Rodapies

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Rodapies:la guía Westwing

Los rodapies no son el elemento de decoración más emocionante que existe, lo sabemos. Aún así siguen siendo partes imprescindibles de cualquier habitación. Sin rodapies nuestras estancias no estarían completas. Además de tener una finalidad estética, se ocupan de proteger las paredes de golpes y roces que las podrían dañar.

La importancia de un rodapié

El rodapie es el acabado necesario para cualquier habitación. Eliges los suelos, eliges el color con el que pintarás tu pared y por último es necesario colocar rodapies para no dejar un espacio vacio entre ellos. Esto es importante no solo por razones estéticas sino también por razones prácticas. Sin rodapies dañaríamos la pared cada vez que limpiasemos el suelo. Además los rodapies ayudan a que los muebles no se coloquen pegados a la pared y el aire pueda seguir circulando, evitando así la formación de moho.

En resumen los rodapies siempre tienen que estar en tus planes cuando comiences a diseñar tus interiores. Actualmente tenermos una variedad tan grande de diseños y materiales –normalmente madera o cerámica- que encontrás el que se adapte perfectamente a tus habitaciones.

Tipos de rodapies

Rodapies de madera: los rodapies de madera maciza o de un aglomerado de maderas son unos de los más comúnmente utilizados. Y son los que mejor combinan con los parqués o suelos laminados, por supuesto.

Listones de PVC: los rodapies de materiales artificiales son especialmente robustos y fáciles de mantener. Son los mejores para los suelos de moqueta o para los suelos de las cocinas por ejemplo.

Rodapies de metal: ya sean tiras de aluminio o de acero inoxidable, este tipo de rodapie es especialmente adecuando si quieres pasar cables por debajo. Además proporcionan un aspecto moderno y se pueden montar en muchos tipos de suelo, ya sean de madera maciza o suelos laminados.

¡Instala tus rodapies tu mismo!

Es muy fácil de hacer, existen distintas maneras; desde fijarlos con pequeños clavos, con clips o con adhesivos de montaje.

En primer lugar debes medir la longitud de la tira de rodapié que vas a colocar y cortarlo. Antes de comenzar a fijarlos a la pared y el suelo, es recomendable que nos aseguremos de que todos encajan perfectamente ¡en especial el ángulo de las esquinas!

Una vez comprobado esto, podemos comenzar a fijarlos. Primero comenzamos a clavar la parte interna del listón y luego continuamos con el resto.

Próximas campañas