Sal

Sal

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sal:la guía Westwing

Este "oro blanco" era en la antiguedad extremadamente valioso. Imperios enteros han crecido y vuelto a caer a la sombra de este compuesto.  Incluso hoy en día, cuando la extracción de sal es bastante más sencilla, la sal sigue siendo muy valiosa y esencial para nuestras vidas.

Al contrario de lo que muchos puedan pensar, la sal es buena para nosotros. Por supuesto que, como ocurre con cualquier otro producto, no debemos abusar. Además la sal no es solo necesaria para nuestros cuerpos, sino también tiene su importancia y es utilizada por ejemplo en los campos agrícolas.

Sal para tus papilas gustativas

Las sal tipo gourmet está presente ya en casi todos los hogares. Cuando quieras organizar una cena con amigos, no descuides el tipo de sal. Ofrece una sal aromatizada con distintas especias o una sal Maldon en escamas que le dará un toque especial a la comida que prepares. Si aún no tienes claro por cual decidirte, te explicamos las diferencias entre algunas de las alternativas más populares:

Sales marinas: se tratan de las más comunes en nuestras mesas. Procede, como ya sabrás, de la evaporación del agua de mar y está normalmente tratada con yodo u otras sustancias antes de que llegue a nuestras mesas. Aunque parezca mentira, no todas las sales marinas son iguales. Hoy en día puedes encontrar distintas calidades de sal marina en el supermercado. Algunas contienen no solo clorudo de sodio, sino también otros beneficiosos oligoelementos como magnesio, potasio, calcio o manganeso que además proporcionan un sabor característico.

Flor de sal: se forma en los días calurosos en la superficie del agua del mar y después es recogida a mano. Es muy apreciada no solo por su forma sino también por su sabor, más delicado y que interfiere menos con el resto de sabores de la comida.

Sales especiales: existe una gran variedad de sales con distintas propiedades, sabores y colores, ¡seguro que las has visto y te han sorprendido! La sal hawaiana o alaea tiene un peculiar color rojo oscuro, la de Persia es azul y la sal del Himalaya es rosa. Como te puedes imaginar, estas sales que proceden de distintos rincones del planeta, no solo se diferencian en su color, sino también en su sabor. Tienes un montón de posibilidades, elige tu sal y dale un toque especial a tus platos.

Sales aromatizadas: si el azúcar vainillado fue una gran idea, ¿por qué no añadir sabores a las sales también? Una sal aromatizada con limón y romeros es ideal para condimentar el pollo asado o a la plancha. La aromatizada con chili puede darle un punto picante a cualquier plato aburrido. En definitiva, la variedad y versatilidad de las sales aromatizadas te invitan a experimentar y descubrir nuevas combinaciones.

Curar con sales

La sal no es solo importante para nuestra comida, a ella también se le atribuyen numerosas propiedades curativas y efectos beneficiosos sobre la salud. Algunas de las maneras de usar la sal para este propósito son:

Sal Emser: esta sal suele ser utilizada para limpiar la nariz y las mucosas. Tiene además un efecto antiinflamatorio y ayuda a eliminar las toxinas. Al contrario que otros productos o preparados que se pueden comprar en tiendas, la sal es mucho más delicada con las mucosas.

Sal Schüssler: contiene 12 minerales diferentes posee -según el médico homeópata Wilhelm Heinrich Schüssler- propiedades únicas. Se dice que promueve el equilibrio de los distintos minerales de nuestro organismo, consiguiendo así curar algunas enfermedades. Aunque esto no ha podido ser probado científicamente, muchos siguen utilizando esta sal como medicina debido a que se trata de un producto natural sin ningún efecto secundario perjudicial.

Sal del Himalaya: se considera que esta sal tiene un efecto positivo en el tratamiento de algunas dolencias como el reumatismo, enfermedades cutáneas o incluso contra los resfriados. Los más convencidos, disuelven esta sal en agua y la beben para poder aprovechar todas las propiedades de este producto milenario.

Lámparas de sal:  se producen de manera artesanal, perforando una piedra de sal a la que después se le introduce una luz incandescente. La piedra se ilumina en su totalidad debido a las propiedades ópticas del mineral. Muchos consideran, aunque no esté probado científicamente, que la luz que irradian estas lámparas  tiene ciertos efectos beneficiosos sobre la salud. Sea como fuere, la luz que emiten estas lámparas de sal nos ayudan a relajarnos y producen un efecto de bienestar general, además de ser un elemento decorativo muy original.