Sales de baño

Sales de baño

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Sales de baño:la guía Westwing

Te sientes agotado, tienes tiempo libre o simplemente te apetece darte un homenaje en la bañera, no importa por el motivo que sea, con las sales de baño tomar un baño será una experiencia doblemente placentera.

Las sales de baño además de estar perfumadas, ofrecen una óptica de la bañera de película, te invita a entrar dentro y relajarte todas las veces que quieras, no habrá manera de decir que no.

¿Qué son en realidad las sales de baño?

Las sales de baño son unos polvos solubles de origen inorgánico, desde el punto de vista químico son parecidos a las sales de verdad, de ahí su nombre. Algunas de estas sales de baño tienen propiedades verdaderamente saludables para nuestro cuerpo, otras simplemente nos ofrecen la espuma ideal y un olor especial.

Basta con una pequeña cantidad de unos 100 gramos para tener listo un baño de ensueño, por lo que puedes disponer de varios tipos diferentes listos para cuando quieras. No ocupan mucho espacio y son tan fáciles de usar como echarlos en la bañera mientras se llena de agua. ¡Disfruta muchas veces de los efectos de las sales!

Hacer nuestras propias sales de baño

Sin importar la época del año en la que nos encontremos, acostarse en la bañera es siempre un placer, pero esto es algo que todos sabíamos. Lo que no todo el mundo conoce es que nosotros mismos podemos hacer nuestras propias sales de baño, ¿cómo es esto posible?, atención:

Primero, necesitamos 2,5 tazas de sal marina, 2,5 tazas de sal inglesa (o sal de Epsom), unas gotas de aceite esencial y otras pocas de aceite de joroba, el ingrediente que queramos para el olor, por ejemplo, pétalos de rosa o cualquier bolsita de té que te guste.

Para prepararlo mezclamos las sales en un recipiente de vidrio, posteriormente añade el aceite y los ingredientes que hayas pensado (pétalos de rosa, una bolsita de té, etc.), verás que se hacen bolitas, mézclalo hasta que no quede ninguna. Posteriormente colócalo en un recipiente bonito y espera. Con estos simples pasos habrás creado tus propias sales de baño para ti, ¡o para regalar! Ya tienes una idea de lo que puedes regalarle a tu amiga en su próximo cumpleaños. ¡Relajate con los efectos de las sales!

Puedes guardar estas sales en botellitas de cristal con diferentes formas para presentarlas con estilo, incluso son útiles para tenerlos como accesorios decorativos.

Próximas campañas