Salvamanteles de rafia

Salvamanteles de rafia

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Salvamanteles de rafia:la guía Westwing

Seguro que en tu infancia, en casa hubo alguna vez salvamanteles de rafia. O tal vez, tu madre siga conservándolos y te haya transmitido su pasión por este fascinante material… En los años 70 la rafia causaba furor, y se utilizaba para hacer salvamanteles, bolsas e incluso asientos de sillas. Hoy vive una nueva época de esplendor y forma parte de la estética retro que tanto nos gusta.

Los salvamanteles de rafia los puedes comprar en muchas tiendas, tanto físicas como online. También puedes hacerlos tú, y utilizarlos para hacer fantásticas manualidades tan prácticas como coloridas. ¡Nos encantan! No te pierdas este artículo, en el que en Westwing te vamos a contar todo lo que siempre has querido saber sobre estos complementos para la mesa.

SALVAMANTELES DE RAFIA A TODO COLOR

Si algo caracteriza a la rafia es su enorme variedad de colores. La hay en todos los tonos del espectro cromático: puedes encontrar salvamanteles de rafia en todos los colores del arco iris. Por cierto, ¿sabes lo que es la rafia? Es una fibra resistente que se saca de una palmera tropical y se utiliza en la industria textil. El material perfecto para confeccionar salvamanteles: barato, resistente y versátil.

Los salvamanteles de rafia de colores vivos quedan preciosos en una mesa con una mantelería blanca y vajilla de cerámica oscura. Estos accesorios añadirán el toque divertido y colorista que necesita cualquier reunión. Pero si tu mesa está vestida con un mantel de color crudo (tipo lino o arpillera) y lleva platos de porcelana blanca, unos salvamanteles de rafia negros serán el contrapunto de estilo perfecto para la ocasión.

MANUALIDADES CON SALVAMANTELES DE RAFIA

Las posibilidades que la rafia ofrece en el campo del DIY son muchas. Por ejemplo, puedes tejer un salvamantel de rafia a ganchillo, creando preciosos calados y formas llenos de encanto. Pero hay otras formas de hacerlos más fáciles y muy divertidas, e incluso es posible utilizarlos para confeccionar otros objetos.

  • Coge un trozo de malla para alfombras y corta trocitos de rafia del mismo tamaño, de unos 10 cm de longitud. Dóblalos y ve enganchándolos en la malla hasta crear una pequeña alfombra, que te servirá como salvamantel.
  • Los salvamanteles de rafia redondos se pueden utilizar para hacer bolsos y carteras de mano. Solo tienes que doblarlos, coser los bordes y doblar uno de los bordes abiertos sobre el otro. Coloca un broche para cerrar la cartera.
  • Hazte con una buena cantidad de salvamanteles de rafia redondos del mismo color. Pégalos a la pared con cinta de doble cara, creando una gran composición que te servirá como cabecero de cama o como detalle decorativo.

¿Has visto la cantidad de creatividad que hay en unos simples salvamanteles de rafia? Busca los modelos más variados y bonitos en Westwing: ¡entra y regístrate gratis!